«No puede ser que la burocracia impida proteger la Sierra de Mijas»

Ángel Nozal Alcalde de MijasNozal reclama a la Junta una fórmula legal para autorizar la rehabilitación de viviendas dañadas por el fuego, aunque sean irregulares

IGNACIO LILLOMÁLAGA.
Ángel Nozal. :: 
SUR/
Ángel Nozal. :: SUR

En poco más de un año desde que fue nombrado como alcalde de Mijas, Ángel Nozal, de 58 años, ha tenido que afrontar dos incendios forestales en su territorio, de los que el último ha sido especialmente grave, con un balance de miles de hectáreas y decenas de viviendas calcinadas. Ante esta situación, el regidor reclama a la Junta que se permita rehabilitar las casas que hayan resultado dañadas levemente, aunque sean irregulares; así como un plan para que la burocracia no suponga un bloqueo de las actuaciones necesarias para proteger el monte.

-¿Cómo está la situación en el municipio en estos momentos?

-La población está consternada, se ha quemado una zona rural que supone el 20% del término municipal, y también ha afectado a una parte de Calahonda. Muchas de las viviendas dañadas son irregulares, y por eso pido que ante una situación excepcional se reaccione de una manera excepcional: aquellos que no hayan perdido totalmente la casa, sino que solo necesiten una restauración, se debe permitir que reviertan la situación a la del día 30 por la mañana. Y si luego se tiene que demoler, se demolerá. La competencia es del Parlamento andaluz y del Ejecutivo, yo como alcalde no puedo dar licencia y si detecto la obra la tengo que parar.

-Se produce un agravio comparativo con el resto de viviendas en la misma situación.

-Hay 50 viviendas que necesitan restauración, en temas de pintura, techos o algún muro, y sus habitantes no pueden estar en situación de campamento. Mientras, varios miles de viviendas no afectadas por el fuego siguen en situación irregular. La primera propuesta de regularización es sobre 4.000 viviendas, por asentamiento y diseminado. Y otras tantas quedan fuera de ordenación. En esas 50, que solo necesitan una restauración, se debe permitir una obra provisional, sin menoscabo de actuaciones posteriores.

-¿Han previsto alguna actuación a raíz del incendio?

-Los diseminados han generado muchos riesgos de personas, bienes y animales. Se accede por carriles, en muchos casos no se sabía si eran calles sin salida, y que ponen en peligro la seguridad de los bomberos. Todo esto lo vamos a regularizar. He pedido consejo al departamento de extinción de incendios de la Junta y a un equipo de ingenieros para la señalización y la unión de carriles para que no vuelva a ser el caos laberíntico en que se convirtió durante el incendio, especialmente durante la noche. Y con un 30% de pendiente, con lo cual los bomberos tenían que hacer un esfuerzo extenuante. Tenemos que hacer carriles para acceder con seguridad.

-Eso va a costar mucho...

-Va a costar mucho dinero, pero las administraciones tenemos que invertir sobre todo en seguridad. La Junta tiene el Plan Protec, auspiciado por la Comisión Europea, que se desarrolla a través de planes de emergencia. Voy a pedir ayuda jurídica para poderlo implementar de manera eficiente. Le pongo un ejemplo: si localizamos parcelas mal mantenidas, ahora tardamos un año en conseguir que se arreglen, y debemos tener maneras de actuar en una semana. Y lo demás son tonterías y burocracia absurda. El Plan Protec determina las zonas con árboles y matorral que puede arder con más facilidad, lo que pasa es que luego por burocracia no se actúa. También pasa con el pastoreo: si no tengo un convenio con la Junta puedo recibir una multa, y hace que esa vegetación luego sea pasto de las llamas. Eso hay que cambiarlo. Igual que el uso de las piñas, de la leña y del carbón vegetal, donde es fundamental que nos autoricen con rapidez. Antes venían pastores granadinos, con ovejas y caballos, y ya no vienen, porque se le pone muy difícil a los animales y no a los que circulan con motos de trail, porque no se ejerce la suficiente presión para evitar esto, que está prohibido.