El curso escolar arranca en Málaga con más alumnos y menos profesores

Más de 332.400 estudiantes vuelven este mes a las aulas, que contarán con 561 interinos menos en Secundaria

M. ÁNGELES GONZÁLEZ AMANDA SALAZARMÁLAGA.

Las aulas vuelven a cobrar vida este mes. Con fuerzas renovadas, un total de 332.467 alumnos comienzan las clases en la provincia -el día 10 en los colegios y el 17 en los institutos- en un curso que estará marcado por los recortes y por el malestar generalizado en la comunidad educativa. Las consecuencias más inmediatas del tijeretazo a la educación son la desaparición o paralización de algunos programas y la reducción de profesores en Secundaria. Concretamente, la Junta de Andalucía prescindirá en Málaga de 561 interinos, según confirmó ayer la delegada de Educación, Patricia Alba, que aclaró que se trata de una cifra provisional que podría mejorar en las próximas semanas con nuevas contrataciones.

Con menos docentes, pero con más alumnos. Así arranca el curso en la provincia, donde en el conjunto de todas las enseñanzas los 1.135 centros escolares contarán con 19.896 profesores, alrededor de medio millar menos que en septiembre de 2011. Por contra, el número de estudiantes matriculados crece en 3.269, según los datos facilitados por la Delegación al comienzo de ambos cursos. Donde más cae la cifra de profesores es en el ámbito público, con 15.816 frente a los 16.422 registrados en el comienzo del curso 2011/2012 (-606). Se rompe así la tendencia de crecimiento continuo de los últimos años y hay que retroceder hasta el curso 2008/2009 para encontrar un número similar (15.779).

El hecho de que proporcionalmente haya más alumnos por profesor es uno de los argumentos que utilizan los sindicatos y el movimiento Marea Verde para advertir de una merma en la calidad de la enseñanza fruto de los recortes. La Junta de Andalucía, por su parte, insiste en que la no contratación de 561 interinos es consecuencia del aumento de horas lectivas de 18 a 20 semanales en Secundaria, una medida «impuesta» por el Gobierno central, como se encargaron de resaltar ayer una y otra vez el delegado del Ejecutivo autonómico en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y la delegada de Educación, Patricia Alba, durante la rueda de prensa de presentación del curso.

En su comparecencia, admitieron que podría ocurrir que profesores tengan que impartir materias que no sean de su especialidad, aunque serían casos «excepcionales». También hicieron hincapié en la apuesta de la Junta por la educación, «la inversión más rentable de todas porque siempre se devuelve a la sociedad», según Ruiz Espejo, que explicó que la Consejería mantiene el 100% de la oferta educativa, las becas y el régimen de subvenciones y bonificaciones, así como los precios de comedor y aula matinal. En este sentido, aclaró que también continúan los programas de refuerzo y apoyo al alumnado. «No habrá ni una plaza menos en ciclos formativos, ni en enseñanzas artísticas ni en idiomas», afirmó el delegado.

Alba, por su parte, explicó que la cifra de interinos afectados podía haber sido mucho mayor si Andalucía hubiera optado por subir la ratio de alumnos por aula, tal y como posibilita el Gobierno central. El hecho de no hacerlo ha permitido, según dijo, que 4 de cada diez profesores no pierdan su puesto de trabajo.

En Primaria, al no imponerse el aumento horario, no solo no se reducirá el número de docentes, sino que este curso aumentará en 89, como destacó Alba, que advirtió de que otra de las medidas establecidas en el Real Decreto 14/2012 impedirá cubrir las bajas de profesores antes de diez días, a pesar de que en Andalucía se había conseguido reducir este tiempo hasta las 48 horas.

Las estimaciones de los sindicatos, sin embargo, apuntan a otras cifras. ANPE calcula que los interinos que se quedarán en la calle en la provincia ascenderán a los 800, a los que hay que sumar unos 500 docentes de instituto con plaza que serán desplazados, según José Fernández, secretario provincial de la Federación de Enseñanza de CC OO.

Protesta de interinos

Los interinos malagueños no se hicieron esperar para mostrar su malestar. Antes de que comenzara la intervención de los delegados, una docena de miembros de la Marea Verde irrumpieron en la sala de prensa con folios en los que podía leerse 'Los interinos no somos recortables', entre otros mensajes. Tras unos minutos de revuelo, decidieron salir.

Las primeras palabras de Ruiz Espejo fueron para solidarizarse con ellos: «Lamentamos su situación», afirmó, para posteriormente anunciar que se reunirían ayer con el grupo. En el encuentro, los interinos plantearon que Andalucía se rebele contra el aumento de horas lectivas, a lo que los responsables de la Junta se negaron argumentando que es una medida «de obligado cumplimiento», según declaró José Carlos Rus, integrante de la Marea Verde.

En total, la inversión en educación en la provincia rondará este año los mil millones de euros, de los que alrededor de 15 millones se destinarán al programa de gratuidad de libros de texto, del que se beneficiarán más de 163.000 estudiantes que recibirán cheques-libro por valor de 133 euros en 1º y 2º de Primaria y de 244 euros en 2º de Secundaria. La inversión total disminuye en un millón de euros con respecto al curso pasado, en el que se renovó el material de cuatro cursos, uno más que este año.