El incendio más trágico de la Costa del Sol

El fuego, que está casi estabilizado, deja un fallecido, dos heridos graves y más de 1.500 hectáreas afectadas

IGNACIO LILLO JUAN CANOMÁLAGA.
Una afectada observa las ruinas de su vivienda, que ha quedado completamente arrasada por el fuego que ha afectado a la Costa del Sol. ::                             ÁLVARO CABRERA/
Una afectada observa las ruinas de su vivienda, que ha quedado completamente arrasada por el fuego que ha afectado a la Costa del Sol. :: ÁLVARO CABRERA

El incendio forestal más trágico de cuantos ha vivido la Costa del Sol en los últimos años quedó ayer casi estabilizado en sus tres frentes principales, después de afectar a más de 1.500 hectáreas de monte interfase (diseminados habitados), bosques y matorral en seis municipios (Coín, Mijas, Marbella, Ojén, Alhaurín el Grande y Monda). Un suceso que ha conmocionado a todo el país y que ha provocado el fallecimiento de una persona; lesiones a otras cinco (de las que dos resultaron heridas muy graves); el desalojo de 6.500 personas (entre viviendas, tres hoteles e instalaciones administrativas) y la destrucción de al menos una decena de casas, según las estimaciones iniciales recabadas por este periódico a partir de las aportaciones de los especialistas que trabajan sobre el terreno. Además, dos lenguas de fuego invadieron la A-355 y la A-7103, que comunican Ojén y Marbella, por lo que fueron cortadas, al igual que la autopista AP-7, con tráfico restringido a intervalos.

La correcta coordinación de unos 1.100 efectivos de Infoca, de la Unidad Militar de Emergencias (UME), del Consorcio de Bomberos, de una decena de parques municipales y voluntarios, junto a unos 25 medios aéreos de la Junta y del Gobierno, hizo posible que ayer por la tarde quedaran controlados dos de los frentes, los que afectaban a Mijas y Marbella, por una parte; y a Coín-Alhaurín el Grande, por otra. Mientras que el más grave, el que avanzaba hacia Ojén y Monda y amenazaba los parajes de Sierra Blanca y El Juanar, de alto valor ecológico, se redujo a última hora de la tarde, gracias a un ataque conjunto con todos los medios aéreos disponibles. En cambio, el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Luis Planas, informó a las 21.30 horas de que el punto más problemático volvía a ser el inicial (Coín), donde se observaban varias columnas de humo; por lo que unos 430 especialistas de Infoca, de la UME y del Consorcio han continuado trabajando durante toda la madrugada.

Hallazgo macabro

La que es hasta el momento la única víctima mortal fue localizada ayer mientras se llevaban a cabo las tareas de extinción. Una persona dio la voz de alarma al ver unas extremidades que asomaban bajo unos escombros en una pequeña casa que estaba derruida en la zona de La Mairena, limítrofe entre los municipios de Ojén y Marbella. Los agentes que acudieron al lugar recordaron que en ese enclave habían desalojado a un matrimonio anciano la noche anterior, por lo que en un primer momento se especuló con la posibilidad de que hubiese un segundo cadáver. Sin embargo, al retirar los cascotes, comprobaron que había un solo cuerpo, el de un ciudadano británico de 78 años. Todo parece indicar que el hombre volvió tras ser desalojado y se vio sorprendido por el fuego, que provocó el derrumbe del inmueble. Al cierre de esta edición, se desconocía el paradero de la mujer del fallecido, por lo que, según las fuentes consultadas, se investiga su posible desaparición.

Otras cinco personas fueron hospitalizadas, a los que se suman varios heridos leves por contusiones o similares. Los peores casos son los de dos ciudadanos alemanes que han resultado heridos muy graves por quemaduras de segundo y tercer grado en extremidades, cuello, cara, manos y tronco, según informaron fuentes sanitarias. Ambos fueron rescatados sobre las cuatro de la madrugada por la Policía Local de Marbella de una vivienda de la urbanización El Rosario, que estaba cercada por las llamas.

Ante la gravedad de las lesiones que presentaban, los propios agentes trasladaron a la pareja en un coche patrulla al Hospital Costa del Sol, desde donde se les derivó a la Unidad de Quemados de Carlos Haya. La pareja, una mujer de 59 años y un hombre de 60, pasó la noche sedada y sujeta a respiración asistida. A mediodía, se decidió el traslado del varón a la Unidad de Grandes Quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Los restantes heridos son una mujer de 40 años, de origen belga, y sus dos hijos (de 3 y 12 años), que fueron rescatados a primera hora de la mañana tras pasar la noche en el interior de una cueva en Ojén. Según las fuentes consultadas, la mujer se perdió de su marido durante el desalojo del municipio y se refugió junto a sus hijos en la montaña. Una patrulla del Seprona de la Guardia Civil la encontró al día siguiente y la condujo al Hospital Costa del Sol, donde quedaron ingresados. La madre recibió el alta por la tarde mientras que los dos menores permanecieron ingresados por precaución.

El incendio ha obligado a desalojar a unas 6.500 personas, según las cifras provisionales que se manejan en el centro de mando unificado que coordina el operativo. Unas 4.000 fueron evacuadas del municipio de Ojén, unas 1.000 en Marbella, las mismas que en Mijas, mientras que el resto se reparten por diseminados de Coín, Alhaurín el Grande y Monda.

Desalojos masivos

El rastro que dejó el fuego dibuja el recorrido de los desalojos que se llevaron a cabo. El foco inicial se originó a las 18.20 horas en el paraje de Barranco Blanco, que abarca el límite entre Coín y Alhaurín el Grande. Espoleadas por el viento de terral, las llamas avanzaron hacia Mijas. Hubo que desalojar las viviendas de las zonas de Atalaya-Macorra, el diseminado río Ojén y Puerto los Gatos. De ahí, se bifurcó con un frente que iba hacia la urbanización Calanova y otro que se dirigió hacia Calahonda, Calypso y Riviera del Sol. El alcalde de Mijas, Ángel Nozal, aseguró que el fuego afectó a un 20% del término municipal, una parte del cual quedó calcinado. Se habilitaron varias instalaciones para acoger a los desalojados. Unas 170 personas pasaron la noche en el polideportivo de La Cala, 60 más en el albergue y otras 50 repartidas entre la iglesia de Calahonda y el Hipódromo de Mijas.

El cambio de viento, de terral a levante, empujó las llamas hacia Marbella, lo que obligó a evacuar todas las urbanizaciones de la parte norte. Entre las más afectadas estaban Elviria y El Rosario, donde ardieron varias viviendas y hubo dos heridos, junto a las de Ricmar y La Mairena. Por la mañana hubo incluso que desalojar las sedes de Acosol y la Mancomunidad de Municipios. Continuó hacia el vecino término de Ojén y amenazó todo el casco urbano, que fue evacuado por completo (ayer permanecía en esta situación). Viró hacia el norte, en dirección al Refugio de Juanar, lo que obligó a desalojar dos hoteles. Las llamas se aproximaron a Monda, y más concretamente al diseminado de Alpujátar, donde las autoridades aconsejaron a los vecinos que abandonaran sus hogares.

Las fuentes consultadas explicaron que, como mínimo, medio centenar de viviendas se habrían visto afectadas por las llamas, aunque advirtieron de que esta cifra podría aumentar considerablemente a medida que se avance en las tareas de extinción y se conozca el saldo definitivo que deja el incendio. En este sentido, apuntaron que una decena habrían quedado completamente calcinadas. En cambio, ayer llamaron la atención las imágenes de numerosas construcciones en pie e intactas en medio de extensiones desoladas, lo que se debe, según fuentes del operativo, tanto a la mayor resistencia como al empleo de retardantes sobre las fachadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos