Fomento busca ya socios para construir y explotar el anillo de Antequera

Adif remite un cuestionario a todas las empresas del sector ferroviario para que muestren si estarían dispuestas a participar

IGNACIO LILLO ILILLO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Locomotora para el mantenimiento de las vías de Adif, alojada en las instalaciones de Bobadilla. :: 
Antonio Fuentes/
Locomotora para el mantenimiento de las vías de Adif, alojada en las instalaciones de Bobadilla. :: Antonio Fuentes

La pelota del anillo de ensayos ferroviarios previsto en la Vega de Antequera está desde hoy en el tejado del medio centenar de empresas especializadas (o con ramificaciones) en el sector que operan a gran escala en España. Finalmente, serán éstas las que determinen, mediante compromisos tangibles de inversión, si esta infraestructura es viable económicamente, bajo la fórmula de una empresa mixta con capital público y privado.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) dio ayer el último paso en el estudio de viabilidad que desde principios de este año está llevando a cabo para dar forma (material y jurídica) al circuito de experimentación, tanto para su ejecución como para su explotación comercial, y que, según la carta remitida por el ente público, «será posible únicamente si se garantiza la participación» de las compañías interesadas en su uso.

Para calibrar el grado de implicación que tendrá cada una, la entidad dependiente del Ministerio de Fomento ha emitido un amplio cuestionario, con el doble objetivo de conocer las necesidades de los agentes del sector ferroviario privado, en primer lugar; y de constatar la disposición de las mismas a participar en el proyecto, en segundo. En este sentido, la sociedad que se constituya asumirá la construcción de las vías, su mantenimiento y su explotación posterior, por un periodo inicial de entre 15 y 20 años.

Entre otras cuestiones, el ente público pide a sus potenciales socios que se pronuncien sobre el esquema empresarial que consideren más adecuado. «Con sus respuestas, se podrá realizar un análisis y un prediseño de una posible estructura contractual de asociación público-privada, para la licitación de la construcción y explotación de estas singulares instalaciones», expone Adif en la citada misiva, con el horizonte de comenzar a operar en el año 2015.

Inicialmente, la estructura propuesta desde Fomento prevé la selección de una entidad o grupo de ellas para que constituyan una sociedad, que será la que a su vez ejecute la construcción del circuito, en esquema de llave en mano; y asuma la posterior explotación durante el plazo reseñado. Dicha sociedad abonará un canon a Adif por la explotación comercial, y transcurrido el periodo de la concesión, las instalaciones pasarán a ser de titularidad pública. Sobre esta base, los privados tendrán que aportar un capital mínimo de 110 millones, que, básicamente, es el importe que resta sobre la subvención concedida por la UE (que asciende a 215 millones), más lo ya aportado por Adif para construir el Centro Integral de Servicios Ferroviarios, que ya está en obras; y para sufragar la redacción de los proyectos constructivos, que también están en marcha. En total, se estima que esta infraestructura tendrá un coste de 358 millones.

Con este estudio, que tiene como fecha límite para contestar el próximo 14 de septiembre, se concretará el modelo de sociedad mixta, así como la fórmula para recuperar la inversión. A partir de ese día, el ente público tendrá un plazo de entre 10 y 15 días para la evaluación de las respuestas y alcanzar un veredicto. Las fuentes consultadas reconocieron que si finalmente el apoyo es insuficiente, el anillo no se acometerá, aunque matizaron que, a priori, hay indicios para predecir que el resultado será positivo. «Debemos confirmar y reconfirmar estas condiciones hasta la saciedad, dado el momento de crisis en el que nos encontramos. Queremos concretar con las empresas con las que ya se habían entablado contactos, así como con aquellas que podrían tener interés, para abrirlo a todo el mundo y que puedan proponer la fórmula de participación y hasta dónde se pueden implicar», afirmaron fuentes del Administrador.

En la encuesta, que está a disposición de los interesados en la web de Adif, se interroga a las empresas sobre sus actividades de I+D+i; el importe que destinan y su posible interés en desarrollar todo o parte de esas actividades en el anillo de Antequera. En este bloque, se pide expresamente a los destinatarios que se pronuncien sobre si estarían dispuestos a compartir instalaciones con la competencia.

Proyecto revisado

Al tiempo, solicita que den su opinión sobre la estructura societaria inicialmente prevista, e incluso sobre la posibilidad de que en el consorcio participen conjuntamente tanto constructoras como fabricantes de material móvil, de señalización y de energía. En el apartado económico, se brinda la posibilidad de ofrecerse como único licitador o hacerlo como socio, con tramos de inversión que van desde un millón hasta 30 millones de euros. Llegado el momento, los participantes deberán aportar alguna garantía en forma de aval.

Al margen de las cifras, en el plano interpretativo no se puede perder de vista la evolución de los actuales gestores de Fomento en el plano ferroviario, desde una posición inicial tibia hasta llegar a expresar, en el documento remitido a las empresas, una cerrada defensa de la necesidad de que España cuente con «una instalación única en Europa y el resto del mundo».