La Alianza Francesa invierte un millón de euros en su nueva sede de calle Beatas

Se trata de un palacete del XIX protegido, cuya rehabilitación va a respetar los principales elementos arquitectónicos

GEMA MARTÍNEZMÁLAGA.
Autoridades y miembros de la institución, en la colocación de la primera piedra. ::                             ÁLVARO CABRERA/
Autoridades y miembros de la institución, en la colocación de la primera piedra. :: ÁLVARO CABRERA

La Alianza Francesa de Málaga ha destinado una inversión de casi un millón de euros a la compra, rehabilitación y adecuación de un antiguo palacete decimonónico situado en el número 36 de calle Beatas y que se va a convertir en su nueva sede una vez finalicen las obras, cuyo plazo de ejecución se han fijado en ocho meses.

Así lo aseguró ayer, en el acto de colocación de la primera piedra, la presidenta de la institución en Málaga, Teresa Navarro. Ella fue la encargada de presentar este acto simbólico que contó con la presencia del embajador de Francia en España, Bruno Delaye, así como del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, acompañado por los ediles de Cultura y Urbanismo, Damián Caneda y Diego Maldonado.

El Ayuntamiento de Málaga ha concedido a la Alianza Francesa una subvención de 166.000 euros, que está destinada a la reparación de la fachada y la cubierta, según explicó el alcalde, que destacó la importancia de este proyecto por lo que significa para la zona de Beatas: «actuaciones de este tipo ayudan a rehabilitar el centro y potencian la vida cultural de la zona».

En este sentido, la presidenta de la Alianza Francesa destacó que la ubicación les va a permitir formar parte de la ruta de los museos: «Estamos cerca del Museo Picasso, de la Plaza de la Merced y del Museo Thyssen. Nuestra intención es integrarnos culturalmente en la ciudad», afirmó. Para ello, además de ampliar las aulas destinadas a la enseñanza del francés, la nueva ubicación permitirá dedicar espacios al desarrollo de exposiciones y actos que tengan como epicentro la cultura francesa. Además, las nuevas instalaciones contarán con una ludoteca.

El edificio, un palacete decimonónico, era propiedad de la marquesa de Cropani y aunque estaba bastante abandonado tiene una protección arquitectónica de grado I. De hecho, las obras de rehabilitación deben respetar elementos tales como las escaleras y el forjado. «Nosotros queremos preservar la esencia decimonónica», afirmó Teresa Navarro.

No obstante, aunque se va a preservar la estética que en su día tuvo este palacete, se van a incorporar elementos 'ecoeficientes', como placas fotovoltaicas o un sistema de ahorro de calor.

La de Málaga es una de las veinte sedes que la Alianza Francesa tiene distribuidas por España y su presencia en la capital cumple ya 45 años.

«La Alianza Francesa quiere participar de la cultura y de la situación de vanguardia tecnológica en al que se está situando Málaga», afirmó el embajador Francés, que calificó el acto como «un momento muy emocionante».

Fotos

Vídeos