Más de 20.000 cuidadores malagueños recibirán hasta 78 euros menos al mes

El recorte de un 15% en las prestaciones a familiares de dependientes supondrá 14 millones de euros menos en la provincia

M. ÁNGELES GONZÁLEZ MAGUISADO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Las prestaciones a cuidadores se han reducido. ::
 SUR/
Las prestaciones a cuidadores se han reducido. :: SUR

Aunque mediáticamente ha quedado relegada a un segundo plano ante la marea de recortes anunciados ayer por el Gobierno, el efecto de la reforma de la Ley de Dependencia que previsiblemente aprobará mañana el Consejo de Ministros alcanzará de lleno a miles de malagueños. Una de las medidas que el martes trasladó la ministra de Sanidad, Ana Mato, a los consejeros autonómicos del ramo provocará que más de 20.000 cuidadores del entorno familiar de la provincia vean recortada su prestación en una media de 55 euros al mes, cantidad que puede llegar a los 78 en los casos más graves de gran dependencia (grado 3), que ahora reciben unos 520 euros.

Está será una de las consecuencias del Real Decreto elaborado por el Ejecutivo que rebaja en un 15% las ayudas que perciben aquellas personas que deciden atender en casa a sus seres queridos. En Málaga, actualmente hay 21.012 prestaciones económicas de este tipo, según datos de la Delegación de Salud y Bienestar Social, si bien las personas que están afiliadas a la Seguridad Social son 10.644 -una de las cifras más altas del país-. A priori, el Gobierno seguirá haciéndose cargo de estas cotizaciones, pero no de las nuevas incorporaciones, tal y como avanzó la ministra a los responsables de las comunidades.

En total, la provincia dejará de ingresar unos 14 millones de euros por la reducción del importe de las prestaciones a cuidadores del entorno familiar o social teniendo en cuenta un sueldo medio actual de 370 euros mensuales. Es la previsión del presidente la Asociación Española de Directores y Gerentes de los Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, que critica que con este recorte el Gobierno pretende cubrir la reducción de la partida contemplada para dependencia en los Presupuestos Generales del Estado, que a nivel nacional supera los 285 millones de euros. «Casualmente, esta cifra equivale al 15% de los 1.900 millones de euros que perciben los cuidadores familiares en España», advierte.

A juicio de Ramírez, otro de los mayores efectos de la reforma que ultima el Gobierno es la ampliación de seis meses a dos años del periodo establecido entre la valoración del grado de dependencia y la concesión de la prestación. Esto, argumenta, va a provocar un aumento del llamado 'limbo de la dependencia', en el que ya hay unas 7.000 personas a las que se les ha reconocido el derecho pero no reciben ayuda. Esto, unido al posible establecimiento del copago y al retraso hasta 2015 de la incorporación de usuarios de grado 1, no es más que la prueba de que «están descuartizando la Ley de Dependencia».