El ONCE Málaga recupera su reinado en el fútbol-sala nacional

Se corona campeón de España por octava vez desde 1993 tras golear a Tarragona por 5-1 en una final para el recuerdo

FRAN ALAMEDAMÁLAGA.
1. Antonio Martín Gaitán 'el Niño' dispara a portería pese a la fuerte presión de jugadores del ONCE Tarragona.                         2. De pie, 'Gato', Sergio, Manu, José Urbano (entrenador), Izan Guerrero (guía), 'el Niño' y Álvaro; agachados, José Antonio, 'Zule', Marcelo y Alfredo.                                                3. El colectivo, pilar fundamental de la victoria./
1. Antonio Martín Gaitán 'el Niño' dispara a portería pese a la fuerte presión de jugadores del ONCE Tarragona. 2. De pie, 'Gato', Sergio, Manu, José Urbano (entrenador), Izan Guerrero (guía), 'el Niño' y Álvaro; agachados, José Antonio, 'Zule', Marcelo y Alfredo. 3. El colectivo, pilar fundamental de la victoria.

Y van ocho entorchados ya. El ONCE Málaga lo ha vuelto a hacer, por octava vez en diecinueve años. Campeón de España de fútbol-sala para ciegos. Tocó el cielo tras un torneo disputado en Alicante, donde el calor se vistió de verdugo de todos los equipos, pero no impidió al más laureado de la modalidad colgarse un nuevo título y resarcirse de la derrota del año pasado contra Madrid.

El ONCE Málaga se coronó tras una victoria holgada ante Tarragona. Ha conseguido ser, junto a Madrid, el equipo menos goleado de la competición (con un solo tanto en contra) y ha convertido a su jugador Marcelo Rosado en 'pichichi' de la competición después de los tres goles que este marcó en la final.

Un abultado 5-1 fue el resultado frente a un rival correoso como Tarragona, que, valiente, adelantó líneas en la segunda parte, lo que supuso un gran beneficio para el conjunto malagueño que dirige José Urbano. El partido fue dominado por el ONCE Málaga a excepción de un periodo intermedio en la primera mitad. Al descanso se llegó con el resultado de 2-1, con goles de Marcelo y Antonio Martín 'el Niño'. «Encajar el primer gol del campeonato en la final nos ha costado un poco asimilarlo, pero nos hemos repuesto con nuestra unión y hemos podido volver a marcar antes del descanso. Eso ha sido importantísimo», comentó al acabar el partido Sergio Brau, uno de los jugadores del ONCE Málaga.

Tras la reanudación, el equipo malagueño fue absoluto dominador del duelo. La línea de presión de Tarragona subió y el ONCE Málaga aprovechó los espacios para comenzar a marcar distancias merced a sus individualidades. La situación se puso de cara en cuanto Marcelo, con huecos, logró aparecer por parte de Málaga. «Con los espacios que ellos nos han ofrecido, nos hemos sentido más cómodos y hemos explotado nuestras virtudes en ataque», comentó ayer a este periódico el 'pichichi' del torneo.

Una de las claves del partido fue parar a José, máximo goleador y mejor jugador de Tarragona, que no pudo con la zaga malaguista en todas las incursiones que intentó. El ONCE Málaga, con nuevos tantos de Marcelo (3-1 y 5-1) y Alfredo, sentenció el partido y se llevó su octavo campeonato de España tras realizar el mejor partido del torneo en la final, igual que España en la Eurocopa.

Como en la mayoría de victorias colectivas, el ambiente es primordial para unir al grupo, y el del ONCE Málaga no fue menos. Todo el equipo coincidió en que la clave de la victoria en el prestigioso torneo fue el clima de compañerismo que se vivió en el transcurso del mismo. «Compartir el torneo con estos amigos fue lo mejor», aseveró Marcelo Rosado, a la par que restó importancia a su título individual como 'pichichi' del torneo.

Brillan en el firmamento del deporte malagueño. La ciudad debe rendirse a estos 'galácticos'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos