Imbroda destaca el apoyo marroquí en la lucha contra la inmigración ilegal

El presidente asegura que, a menos que se haga algo para evitarlo, una valla «se salta por muy alta que sea»

SURMELILLA.
La Ciudad valora de forma positiva la implicación de Marruecos en materia de inmigración. ::
                             SUR/
La Ciudad valora de forma positiva la implicación de Marruecos en materia de inmigración. :: SUR

El presidente de la Ciudad reconoció ayer la colaboración de Marruecos en la lucha contra la inmigración ilegal, una cooperación que considera muy eficaz para evitar que prosperen los masivos intentos de entrada que se vienen registrando en las últimas semanas. Juan José Imbroda no sólo destaca la importancia de esa ayuda, que contribuye a salvaguardar la soberanía española, sino que agradece públicamente al Gobierno de Rabat su implicación.

El jefe del Ejecutivo autonómico está convencido de que, sin esa colaboración, sería imposible abortar las avalanchas porque «una valla se salta por muy alta que sea».

En la madrugada del pasado jueves, la Gendarmería de Marruecos repelió el intento de entrada de entre trescientos y quinientos inmigrantes de origen subsahariano que pretendían acercarse a la valla fronteriza de Melilla.

El asalto se produjo en torno a las 4:30 horas, en la zona próxima al puesto fronterizo de Barrio Chino, si bien después hubo movimientos por otras zonas.

Crisis

Por otra parte, y en cuanto a la preocupación que genera en Melilla la crisis económica, Imbroda asegura que ese problema se vive en la ciudad con la misma angustia y ansiedad que en el resto de España o Europa. El presidente admite que, aunque se trata de una situación muy compleja, se está dando mucha información sobre cómo están realmente las cosas.

Además de mostrar su confianza en que a lo largo de estos días se empiecen a resolver las cosas, Imbroda recordó que los españoles no sabían hasta que Mariano Rajoy llegó al Gobierno cómo estaba el país. Asegura que el presidente tuvo que «abrir los cajones» para hacerse una idea fidedigna.

En todo caso, Imbroda cree que se precisa más solidaridad por parte de Europa y más unión. Entiende el presidente de la Ciudad que todos los países deben tener muy claro hacia dónde van porque, como señaló en declaraciones a Onda Cero, no puede ser que cada uno vaya en una dirección.

Respecto al papel de Alemania, Imbroda sostiene que está defendiendo sus intereses nacionales poniendo trabas a determinadas actuaciones. También criticó el carácter especulativo de quienes quieren beneficiarse de los países que peor lo están pasando.