Las obras en la ermita de Zamarrilla sacan a relucir su arquitectura barroca

Los trabajos, valorados en casi medio millón de euros, han eliminado repintes para que predomine el blanco propio del siglo XVIII

JESÚS HINOJOSAMÁLAGA.
Misa de reapertura. Una nueva iluminación resalta la decoración de la nave central.:: Álvaro Cabrera/
Misa de reapertura. Una nueva iluminación resalta la decoración de la nave central.:: Álvaro Cabrera

La popular ermita de Zamarrilla, ubicada en la calle Mármoles, volvió ayer a abrir sus puertas para la celebración de una misa tras un año de obras. Este pequeño templo, construido en el siglo XVIII y ampliado en el XIX, ha recuperado su aspecto original gracias a un proyecto del estudio de arquitectura de Ángel Asenjo que ha sido desarrollado por la Cofradía del Cristo de los Milagros y la Virgen de la Amargura Coronada, que tiene su sede en él.

Ayer se llenó de público para la eucaristía que ofició el vicario general de la diócesis, Alfonso Fernández-Casamayor, junto a otros sacerdotes. Al acto acudieron el alcalde, Francisco de la Torre, y el nuevo presidente electo de la Agrupación de Cofradías, Eduardo Pastor. El presidente de la junta rectora que dirige la Cofradía de Zamarrilla desde hace siete años, Juan García Alarcón, mostró su «plena satisfacción» por la restauración, que fue un encargo del Obispado.

García Alarcón destacó que el proyecto pudo iniciarse gracias a una subvención del Ayuntamiento de 96.000 euros para un presupuesto que finalmente ha rondado los 460.000. Además, entregó a la esposa del alcalde, Rosa Francia, la rosa que la Virgen de la Amargura lució en su procesión del Jueves Santo.

La mayor parte de la financiación de este proyecto corre a cargo de la cofradía, que ha contado con el aval del Obispado. El proyecto ha sido realizado por la empresa Hermanos Campano que, bajo las directrices del estudio de Asenjo, ha procurado devolver a la ermita su carácter barroco, eliminando los repintes para que predomine el blanco en los muros. Esta tarea ha estado supervisada por el arquitecto del estudio y hermano de la cofradía Mario Arcas y por el director de obra Rafael del Río.

La obra ha eliminado las humedades que dañaban el edificio y renovado su cubierta. En el interior se ha restaurado la verja de madera que la separa de la nave central, se ha resanado la decoración, resaltando unas cartelas con ángeles pasionistas, y se ha remozado la sacristía.Galería fotográfica de la ermita de Zamarrilla tras la reforma

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos