El coste del agua atenaza a la principal comunidad de riego del Guadalhorce

Los agricultores denuncian que siguen pagando por consumo estimado pese a que se invirtieron 9 millones en modernizar la red

J. J. BUIZAMÁLAGA.
Antigua acequia de riego a su paso por el término municipal de Cártama. ::
                             SUR/
Antigua acequia de riego a su paso por el término municipal de Cártama. :: SUR

La inversión millonaria que se acometió hace unos años en modernizar una parte importante de la red de regadíos del Guadalhorce no ha repercutido para nada en el bolsillo de los propios regantes, que tuvieron que pedir un préstamo de 2,3 millones de euros para financiar las obras, pero que siguen pagando por el agua lo mismo que antes. Así lo ha denunciado Baltasar Serón, el presidente de la principal comunidad de regantes de la comarca, Acequias del Guadalhorce, que agrupa a más de un millar de socios con cultivos en Alhaurín el Grande, Coín y Cártama.

«Ahora tenemos un sistema de riego por goteo y con contadores gracias al cual gastamos mucho menos. No entendemos entonces por qué nos siguen cobrando un consumo estimado que es mucho más de lo que realmente gastamos», afirma Serón. Fue en 2009 cuando esta comunidad empezó a regar con el nuevo sistema, después de que terminaran el grueso de las obras de un proyecto presupuestado en más de 11 millones de euros y que afectaba a unas 1.200 hectáreas. La mayor parte del dinero corrió a cargo de la empresa pública Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias, dependiente del Ministerio de Agricultura, mientras que los regantes y la Junta de Andalucía se comprometían a aportar unos cinco millones de euros prácticamente a partes iguales. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta envió recientemente una carta a la comunidad afectada en la que justifica que no se cobra menos por el agua en el hecho de que falta por ejecutar una parte importante de la actuación: la construcción de dos balsas de almacenaje, que era precisamente la parte del proyecto que correspondía a la administración autonómica. Es más, según la Junta la ausencia de esas balsas hace que el gasto de agua sea incluso superior. «Es un argumento que no entendemos. Si yo tengo un coche sin depósito, ¿significa que consumo más gasolina?», subraya el presidente.

Hay que reseñar que según el proyecto original presentado en su día, la modernización de esta red iba a significar un ahorro de agua de 2,4 millones de metros cúbicos al año, al sustituirse las antiguas acequias por tuberías por goteo. Los agricultores calculan que desde esta transformación el consumo es de 970 metros cúbicos por hectárea y año, cuando antes se acercaba a los 5.000 metros cúbicos por hectárea y año. Además, la Consejería ha remitido este año el cobro del canon y las tarifas de 2009 con un consumo estimado de 7.000 metros cúbicos por hectárea y año.

Temor a la «quiebra»

Baltasar Serón advierte de que esta situación ha colmado el vaso de la paciencia de muchos socios, algunos de los cuales ya han abogado incluso por reclamar la devolución del dinero que adelantaron y volver al sistema antiguo. Las peticiones de baja de la comunidad también se han disparado y Serón opina que, en caso de que la Junta no rectifique, esta política puede llevar a la «quiebra» a los regantes del Guadalhorce. «Nos quedan siete años por pagar el crédito que pedimos porque se suponía que íbamos a pagar menos por el agua, pero no es así», lamentó el presidente.