El Marbella no mereció caer ante el Madrid C

El cuadro local perdió el rumbo del encuentro tras señalar el árbitro un dudoso penalti a falta de nueve minutos para el final del partido

MIGUEL GONZÁLEZMARBELLA.
Pibe intenta controlar el balón ante la presión de un rival. ::
                             C. ORTEGA/
Pibe intenta controlar el balón ante la presión de un rival. :: C. ORTEGA

Impotencia, rabia, pena. Cualquier calificativo podría servir para justificar los ánimos con los que acabaron los jugadores del Marbella el partido de ida de las semifinales de promoción de ascenso a Segunda B ante el Real Madrid C. El equipo lo hizo casi todo bien, incluso, cuando más incómodo llegó a estar en el partido, Pibe, -otra vez Pibe- desequilibró la balanza a favor del equipo local.

Se había preparado más que una fiesta para disputar este primer partido de la segunda eliminatoria de ascenso. Todo estaba saliendo a pedir de boca; las gradas del Municipal registraron una entrada de las que hacían años que no se veía, el juego del equipo no desmereció al que exhibió una semana antes cuando recibió al Mairena en el mismo escenario e, incluso, los marbellíes sacaban fuerzas de flaqueza para intentar contrarrestar las embestidas del filial madrileño. Cervera planteó un partido valiente y utilizó de salida el mismo once que jugó el último encuentro.

Las ocasiones de gol tardaron en llegar, y las dos primeras fueron protagonizadas por el conjunto 'merengue'; la primera de Belima y la segunda de Javi Noblejas. Antes del gol del Marbella Villena avisó, haciendo trabajar a Pacheco evitando que el balón se colara dentro de su marco. Con lo que el portero del Madrid C no pudo fue con el lanzamiento de Pibe que, por bajo, logró el 1-0. La ambición no se quedó ahí. Dos minutos más tarde, Gerrit lo intentó casi de treinta metros y el balón se estrelló en el larguero. Al borde del descanso, Durán pudo anotar el segundo gol local.

Con toda la segunda parte por jugarse, la ventaja por la mínima no parecía suficiente para sentenciar el encuentro. Cierto es que el cuadro madrileño pudo anotar algún gol antes de que el colegiado señalase el fatídico (e injusto) penalti que acabó con las ilusiones del Marbella. Álvaro López lo anotó, y en pleno desconcierto del juego local, Sobrino logró el segundo. Al igual que en la primera eliminatoria, el equipo malagueño intentará la hombrada, esta vez en Valdebebas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos