España, el segundo país del mundo donde se consumen más fármacos

La OMS estima que más de la mitad de los medicamentos que se prescriben se hace de forma inapropiada

ANDER AZPIROZMADRID.
Un manifestante porta un cartel contra Esperanza Aguirre. ::
                             CHEMA MOYA. EFE/
Un manifestante porta un cartel contra Esperanza Aguirre. :: CHEMA MOYA. EFE

La ministra de Sanidad, Ana Mato, justificó ayer el copago en los medicamentos con receta en el excesivo consumo que realizan de ellos los españoles. Para ello aportó un dato: España es, por detrás de Estados Unidos, el segundo país del mundo en el que se adquieren más fármacos. Esto supuso que en 2011 se gastaran más de 11.100 millones de euros a escala nacional para la adquisición de medicamentos prescritos con receta o, lo que es lo mismo, una media anual de 236 euros por persona que en su conjunto representa un 1% del PIB nacional. Por comunidades autónomas, Extremadura y Galicia lideran la clasificación en cuanto a regiones en las que se prescriben más recetas, ambas con un coste per cápita de 297 euros. Les siguen Asturias (293), Comunidad Valenciana (275) y Murcia (262). Por el contrario, el menor desembolso se realiza en Melilla (154), Ceuta (154), Comunidad de Madrid (183) y Baleares (184). La diferencia de gasto medio entre las dos que más gastan por ciudadano y la que menos asciende a 143 euros.

En el continente, las diferencias en el coste para el estado se disparan debido al mayor consumo que muestran los españoles. El Ministerio de Sanidad propone un copago en las recetas para los ciudadanos activos que hasta esta reforma era del 40%, por el 10% que sufragan los alemanes e incluso la gratuidad total de la que disfrutan los holandeses o la parcial de los italianos. Sin embargo, el coste medio para España es mayor.

Según un informe del Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial Farmacéutica Española, la prescripción de recetas, pese a los esfuerzos que se vienen manteniendo desde hace meses por el Ejecutivo central y las comunidades, sigue creciendo en número. Esto se debe, según el Observatorio, a que hasta ahora no se ha actuado suficientemente sobre la demanda. Es decir, debe realizarse un esfuerzo extra para convencer a los españoles de que hacen un uso excesivo de los fármacos. Y el Gobierno parece haber optado por hacerlo apelando a sus bolsillos.

La comparación entre los dos primeros meses de 2011 y 2012 refleja el aumento de las recetas. 164 millones en el primer periodo por los 166 millones de este año. Aun así, las medidas implantadas -principalmente el abaratamiento de los fármacos- han arrojado una disminución del gasto de un 7,1% debido a que el gasto por medio por receta ha pasado de 11,71 euros a 10,75.

«Un despilfarro»

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), el doctor Juan José Rodríguez Sendín, alabó ayer que se actúe con un grave problema que aqueja a la Sanidad española. «Es preciso tomar medidas por dos razones, en primer lugar por la crisis, y por otra parte, por el problema que tenemos los españoles de un consumo excesivo de medicamentos», aseguró. «Somos -explicó Rodríguez Sendín- uno de los países que más medicamentos consumimos o por lo menos los adquirimos en la farmacia y, probablemente, seamos también de los países donde más fármacos se desperdician. El médico receta, pero no puede impedir que el paciente acumule medicamentos en casa, y a todo esto había que poner solución porque estamos en un momento crítico». Es por ello, añadió el presidente de la OMC, por lo que es necesario introducir el sentido económico en el despilfarro sanitario. Y este debe estar tanto presente en los pacientes como en los profesionales que dispensan los servicios.

Según los cálculos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 50% de los medicamentos se prescriben, dispensan o venden de forma inapropiada, y la mitad de los pacientes no los toman correctamente.