El Museo de Málaga sigue sin definir su contenido a un año de la apertura

El consejero de Cultura y el Subdelegado del Gobierno eluden concretar si la Aduana acogerá una subsede del Prado

ANTONIO JAVIER LÓPEZ AJLOPEZ@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
El arquitecto Fernando Pardo explica la reforma de la Aduana a los representantes de la Junta de Andalucía y la Subdelegación del Gobierno. ::  SUR/
El arquitecto Fernando Pardo explica la reforma de la Aduana a los representantes de la Junta de Andalucía y la Subdelegación del Gobierno. :: SUR

Tiene el Poniente mala fama por estos lares. Un viento frío y recio, desagradable a menudo, caprichoso y violento. Perfecto para volar cometas, traicionero en el mar. Mucho mejor el Levante, al menos para los que gustan de hacer planes y cumplirlos. Será, entonces, culpa del Poniente que arreciaba ayer en el pasillo de cemento de Alcazabilla y Cortina del Muelle. Será por eso que una cita que debía arrojar luz sobre el Museo de Málaga dejó más preguntas que respuestas.

Málaga colecciona una docena de almanaques con su museo provincial cerrado. La institución depende del Gobierno central y la gestión recae en la Junta de Andalucía. Los responsables de ambos departamentos se vieron ayer en el palacio de la Aduana. Le tomaron el pulso a la compleja reforma que debe convertir en el edificio en equipamiento cultural. Comprobaron que los trabajos siguen a buen ritmo. Terminarán en verano. El Museo de Málaga cumplirá los plazos y abrirá sus puertas dentro de un año. Lo que muestre en su interior, está por concretar.

Delante de los micrófonos se colocaron el subdelegado del Gobierno Jorge Hernández Mollar y el consejero de Cultura en funciones Paulino Plata. Nada tuvo que ver la comparecencia con las cajas destempladas de los días previos a las elecciones andaluzas. Ni una palabra más alta que otra a cuenta del proyecto que abrió uno de los frentes más crudos de la contienda autonómica: el anuncio del líder del PP andaluz Javier Arenas de iniciar los trámites -en caso de hacerse con el gobierno regional- para que la Aduana albergue la primera subsede del Museo del Prado.

Diálogo institucional

El cambio de color en el mapa político andaluz no tiene visos de producirse. El Ejecutivo central no ha concretado si piensa seguir adelante con la propuesta de Arenas y presentar la petición ante el Patronato del Museo del Prado, órgano encargado de tomar la decisión. Tampoco lo aclaró ayer el máximo representante del Gobierno en Málaga. Hernández Mollar prefirió no especificar si la propuesta se mantiene en la agenda del Gobierno. Primero dijo: «Puede venir el Prado». Y después abogó por una decisión consensuada con la Junta de Andalucía.

Y allí no están por la labor de cambiar el discurso expositivo del Museo de Málaga. La Junta habló por boca de su consejero en funciones: «Apostamos por mantener (en la Aduana) las dos secciones: la de Arqueología y la de Bellas Artes (...) No hay justificación para sacar la sección de Arqueología y espero que se mantenga».

La defensa de Plata venía al hilo de la posibilidad de instalar la filial del Prado en la Aduana. Ese desembarco provocaría, en la práctica, un cambio profundo en los contenidos del museo provincial. Una modificación que pasaría -con el discurso del PP en la mano- por el traslado de los fondos arqueológicos a otro emplazamiento.

El subdelegado del Gobierno tampoco entró en detalles sobre este asunto y antepuso el final de las obras y la apertura del museo a los contenidos que este ofrezca. «Lo que me preocupa es que el museo se termine y se abra», sostuvo Hernández Mollar, quien no dejó de tender puentes con el gobierno regional. «Nos tenemos que poner de acuerdo», repitió en alusión a los contenidos que ofrecerá el museo provincial.

Un centro cuya gestión depende de la Junta de Andalucía, si bien ayer el consejero en funciones abrió la puerta a que espacios como el restaurante previsto en la cubierta de la Aduana estén a cargo de firmas externas: «La gestión tiene que ser pública, pero técnicamente adecuada a las características del edificio». Una declaración críptica. Como casi todas las que ayer se llevó el viento de Poniente calle abajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos