Vélez multa con 2.400 euros a una discoteca por ruidos

El área de sanciones del Ayuntamiento decreta también el precinto definitivo del equipo de música del establecimiento

AGUSTÍN PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.

Los problemas de ruidos en el municipio veleño no cesan. El Consistorio de la capital de la Axarquía ha resuelto sancionar esta misma semana a una discoteca de Torre del Mar con una multa de 2.400 euros por exceder los niveles de ruidos permitidos, superar el horario de apertura y por alteración del orden en el exterior del establecimiento.

Asimismo, el departamento municipal de Sanciones del Ayuntamiento ha ordenado el precinto definitivo del equipo de música del local después de que el pasado 2 de marzo lo hiciera de manera cautelar ante las reiteradas denuncias de los vecinos quejándose de la contaminación acústica provocada por la discoteca.

La medida sin embargo no parece satisfacer a los propietarios de viviendas del bloque 4 del conjunto residencial Plazamar de Torre del Mar, en cuyos bajos está ubicada la discoteca, que habían solicitado al Ayuntamiento el cierre definitivo de la propia discoteca por un periodo de entre dos y cinco años y la revocación de la licencia.

Para el abogado de los vecinos, Francisco Soler, las infracciones por las cuales el Ayuntamiento ha decidido precintar de forma definitiva el equipo de música y sancionar al local son, a juicio de los afectados, de carácter muy grave. En este sentido, Soler ha confirmado la intención de los vecinos de presentar un recurso de reposición ante el juzgado contra la decisión municipal.

Temor de los vecinos

Según el representante legal de los vecinos, el temor de los propietarios de las viviendas del edificio es que el establecimiento vuelva a reabrir sus puertas esta Semana Santa, ya que está ejecutando obras con dicha finalidad.

Fuentes municipales han confirmado a este periódico que el propietario de la discoteca ha solicitado licencia de obras para mejorar el aislamiento del local.

Esto significa que tendrá que ser la Tenencia de Alcaldía de Torre del Mar la que diga la última palabra sobre la reapertura del establecimiento, una vez tenga conocimiento de las actuaciones llevadas a cabo y el resultado de las mediciones que se lleven a cabo. Las mismas fuentes han señalado sin embargo que el problema de la discoteca son las vibraciones que provoca en el inmueble, ya es que está ubicada en un edificio de más de 30 años de antigüedad, además de los botellones y aglomeraciones que ocasiona en el exterior a partir de la cinco de la madrugada.

El problema de los ruidos en el municipio ha convertido al Ayuntamiento de Vélez en el primero de la provincia en ser condenado por no atajar la contaminación acústica en otra zona de Torre del Mar, El Copo. El Tribunal Supremo condenó en octubre de 2008 al Consistorio a indemnizar con 2,8 millones de euros a 18 vecinos de los edificios Ipanema a causa de la contaminación acústica producida por los establecimientos de El Copo entre 1990 y 2003.