La marca Thyssen cumple un año en Málaga

La baronesa hace balance de un aniversario «muy emocionante» para el museo de la calle Compañía El museo celebra hoy su primer aniversario con una jornada de puertas abiertas

ANTONIO JAVIER LÓPEZ AJLOPEZ@DIARIOSUR.ES
La baronesa posaba ayer por la tarde junto a uno de los cuadros incluidos en la exposición que se inaugurará el próximo viernes. ::                             SALVADOR SALAS/
La baronesa posaba ayer por la tarde junto a uno de los cuadros incluidos en la exposición que se inaugurará el próximo viernes. :: SALVADOR SALAS

La historia se repite. La imagen también. Carmen Thyssen en las salas del palacio de Villalón. Dialoga con el personal del museo que lleva su nombre y exhibe parte de su colección. Pregunta y coordina. Seria. Entre una escena y otra ha pasado una vuelta completa del calendario. Entonces, por las manos de la baronesa pasaban telas de Iturrino, Gutiérrez Solana o Romero de Torres. Ahora es el turno de Gauguin, Henri Lebasque o Camille Pisarro. Entonces, Carmen Thyssen tomaba la batuta en el montaje de los fondos de la colección permanente del museo. Ahora supervisa la colocación de las piezas de 'Paraísos y paisajes', la muestra con la que el Museo Carmen Thyssen Málaga celebra su primer año de vida.

«Ha sido un primer año muy emocionante, aunque hay que recordar que veníamos trabajando desde mucho antes de la inauguración», comenta la baronesa, recién llegada al museo. Pasan varios minutos de las cinco de la tarde y Carmen Thyssen camina con decisión por la tercera planta del palacio.

Tiene apenas unas horas -las de la tarde de ayer- para revisar el montaje de 'Paraísos y paisajes'. «Este fue el primer cuadro que pintó Gauguin nada más abandonar el banco donde trabajaba», comenta con una sonrisa mientras se aproxima a 'Un huerto bajo la iglesia de Bihorel' (1884), que comparte pared con Renoir y su 'Campo de trigo' (1879).

La baronesa se muestra «muy agradecida a Málaga y los malagueños» por la «extraordinaria acogida» que según sus propias palabras ha tenido el museo en estos doce meses de actividad. «Hemos superado el número de visitantes y el museo crece cada día», acota.

Breve pero intenso

Una biografía breve pero intensa la que firma la institución de la calle Compañía, que representa la gran baza del gobierno municipal en el ámbito cultural. No en vano, la puesta en servicio del Thyssen malagueño representó una inversión de unos 30 millones de euros, a los que el Ayuntamiento piensa sumar otros seis millones entre este año y el próximo para mantener su actividad.

El centro ha respondido, como destacaba la baronesa, superando las expectativas previstas en cuanto a su número de visitantes. El 24 de marzo de 2011 se calculaba una afluencia de 200.000 personas durante el primer ejercicio. El guarismo, según las estadísticas del museo, ha llegado hasta los 210.000 visitantes.

A la hora de hacer balance surgen también los sobresaltos que acompañaron al nacimiento del centro. Apenas 18 días después de la inauguración, la directora María López y el patrono -y mano derecha de la baronesa durante años- Tomás Llorens, anunciaban sus salida de la institución. Se abría una crisis que el museo cerraba con la incorporación de Lourdes Moreno como nueva directora artística.

Moreno, hasta entonces al frente de la Fundación Picasso, había quedado en segundo lugar en el proceso de selección. Ayer daba los últimos retoques a la exposición junto a la baronesa. Hoy el museo celebra su cumpleaños con una jornada de puertas abiertas. ¿Y mañana? ¿Y el año que viene? «Muchas más cosas maravillosas», concede la baronesa, enigmática, mientras revisa hasta el último detalle.