Guerra sinfónica de las galaxias en el Cervantes

La orquesta dirigida por Arturo Díez y los soldados imperiales de la Legión 501 ofrecen un singular concierto

LUIS MORET LMORET@DIARIOSUR.ESMÁLAGA .
La Legión 501, aficionados al bando imperial de Star Wars, ayer en formación. ::                             ALVARO CABRERA./
La Legión 501, aficionados al bando imperial de Star Wars, ayer en formación. :: ALVARO CABRERA.

Simbiosis

Tras los últimos compases de 'ET', llegaba el tema principal de 'La Guerra de las Galaxias', ése que ha convivido con generaciones y generaciones. Las luces del Cervantes, intermitentes para la ocasión como si fueran estrellas. El joven Arturo Díez Boscovich llevaba ayer la batuta con pasión, entre otras cosas por ser gran aficionado a la música de Williams. Fue con la 'Marcha imperial', el cuarto tema en sonar, cuando los soldados imperiales, comandados por el malagueño Carlos Camarena, tomaron el patio de butacas con Darth Vader dando órdenes. Stormtroopers (soldados de asalto) a ambos lados de la sala, cañoneros y soldados de nieve en el pasillo central. En el escenario, Darth Vader, el cazarecompensas Boba Fett, un oficial imperial y dos rojos guardias reales componían la escena. Simbiosis entre orquesta, personajes y público. En dos ocasiones más, en los momentos en los que el coro de ópera de Málaga, dirigido por Francisco Heredia intervenía, los miembros de la Legión 501 entraron en acción. Un espectacular Darth Maul (uno de los principales personajes del Episodio I La Amenaza Fantasma) acompañó con su doble sable laser a la orquesta cuando sonó 'El duelo de los destino'. Eran los temas finales que culminaron con un cierre en el que director de orquesta, coro y soldados imperiales quedaron juntos en el en el escenario recibiendo los aplausos de un público entusiasta. Pero junto a eso quedará el recuerdo de cientos de malagueños descubriendo a estas tropas imperiales en las puertas del Cervantes. Disfrute total y fotos para todos los gustos, con las tropas acercándose a todos de forma cordial. Y es que estos chicos malos en Star Wars, la Legión 501, los únicos autorizados por George Lucas a vestir sus trajes, se dedican a hacer buenas acciones como reza uno de sus lemas. A apariciones como las de ayer se suman visitan a hospitales y eventos benéficos allá donde los llaman.