Medio Ambiente aborta una cacería ilegal en Archidona

Los agentes sorprendieron a varios cazadores con ejemplares de ciervo en una batida que solo autorizaba jabalíes

CARMEN MARTÍNANTEQUERA.
Ciervo abatido. ::                             SUR/
Ciervo abatido. :: SUR

Los agentes de Medio Ambiente de la comarca de Antequera han conseguido abortar una cacería ilegal en Archidona. El pasado domingo 8 de enero sorprendieron a varios cazadores realizando caza furtiva en el coto Caracate, de caza menor. Durante la celebración de una batida de jabalíes autorizada por Medio Ambiente, algunos cazadores habían abatido ejemplares de ciervo, especie cuya caza estaba prohibida al no estar autorizada; además otros se encontraban en puestos dobles, ocasionando altos riesgos a la seguridad de los restantes participantes, según fuentes de Medio Ambiente.

Tras el hecho, se levantaron las correspondientes denuncias y se decomisaron varias armas de fuego, cartuchería y un ciervo macho adulto catalogado como trofeo de caza. Posteriormente, los agentes peinaron la zona, encontrando días después otro ciervo macho adulto y tres hembras, una de las cuales era una cría.

Otras actuaciones

Sin embargo, éste no es el único servicio contra la caza ilegal en la comarca llevado a cabo con éxito por los agentes. El primero de ellos fue el pasado mes de octubre, cuando durante el desarrollo de un batida de jabalí en un finca de Archidona, varios cazadores abatieron de forma ilegal un ejemplar de ciervo, estando prohibida expresamente su caza. Todas las armas fueron decomisadas, efectuándose en el actos las correspondientes denuncias. El ejemplar fue precintado por los agentes de Medio Ambientes, que se hicieron cargo de él y las armas se depositaron en la Intervención de Armas de la Guardia Civil.

En otra actuación realizada en noviembre, durante un batida celebrada en una finca de Antequera, se sorprendió en línea de retranca a un cazador que había abatido a un jabalí de forma irregular. Igualmente el animal fue decomisado y el arma intervenida y entregada a la Guardia Civil. Por último, en enero, en otra batida de jabalí, celebrada en un finca de Archidona se disparó a un ciervo, cuyo cadáver fue retirado por los agentes. En esta ocasión también se decomisaron varias armas y se formularon las denuncias. En total se han intervenido 20 escopetas y rifles, cartuchería y armas blancas, entre otros útiles.

Según las mismas fuentes, los animales decomisados, tras su correspondiente análisis, fueron entregados en centros benéficos para su consumo, mientras que los no aptos se depositaron en los muladares para la alimentación de las aves carroñeras.

Fotos

Vídeos