El paro y la inmigración, ejes de la política de los parlamentarios melillenses para este año

La senadora, María del Carmen Dueñas, cree que es «necesario» un «plan de choque» con el que combatir la alta tasa de desempleo que se registra a día de hoy

RAQUEL SERRANOMELILLA.
María del Carmen Dueñas, Juan José Imbroda y Antonio Gutiérrez ::
                             SUR/
María del Carmen Dueñas, Juan José Imbroda y Antonio Gutiérrez :: SUR

«Independientemente del trabajo específico, si es verdad que va a haber un punto común, un punto que va a ser el de seguir trasladando, con mas ahínco, los problemas de la ciudad en el Senado, trasladar la necesidad de que Melilla sea atendida en esos problemas acuciantes que tiene». Con estas palabras, la senadora, María del Carmen Dueñas, se refirió a cuál va a ser el trabajo que realicen los senadores y el diputado, Antonio Gutiérrez, de cara al nuevo año.

La popular, que hizo hincapié en que tanto Mariano Rajoy como el resto del equipo de Gobierno conocen perfectamente cuál es la situación de la ciudad, comentó que entre las cuestiones que se llevarán a la Cámara Alta, una vez que se conformen las comisiones, será, «como no puede ser menos», el problema de desempleo que se registra actualmente en Melilla. La senadora lamentó que haya más de 10.000 melillenses que carezcan de un puesto de trabajo y entiende que hay que solucionar este aspecto cuanto antes a través de un «plan de choque» que, a medio y corto plazo, «no ayude a salir de esta situación».

Otro de los asuntos que se abordarán será la inmigración. Dueñas entiende que se debe actuar en función a dos parámetros. Por un lado, garantizando el respeto y el cumplimiento de los derechos humanos y, por el otro, cumpliendo los convenios de colaboración que existen en materia de inmigración con el país vecino, acuerdos que, hasta la fecha, «Marruecos ha hecho oídos sordos». La senadora sostiene que hay que reforzar y plantear soluciones para evitar las entradas de personas que llegan en situación irregular a la ciudad, sin papeles. De hecho, recordó como desde el verano se están produciendo entradas de todo tipo, ya sea a través de pateras, ocultos en los dobles fondos de los coches e incluso algún salto de valla de manera puntual. «Son situaciones dramáticas que responden a esa necesidad y al entendible deseo de llevar una vida común», añadió. A juicio de Dueñas, ambos países están «llamados a entenderse» por cuanto son vecinos y recalcó que España siempre ha cumplido los acuerdos con Marruecos con bastante generosidad mientras que, en su caso, no siempre ha sido así.