La sillería de la Catedral, nuevo Bien de Interés Cultural

El conjunto escultórico del siglo XVII cuenta con aportaciones de artistas como Pedro de Mena y Luis Ortiz de Varga

SURMÁLAGA.

La sillería del coro de la Catedral de Málaga se suma al listado de obras con protección especial. El Consejo de Gobierno acordó ayer inscribir al conjunto escultórico en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural. Creada en el siglo XVII y con intervenciones de destacados artistas como Pedro de Mena, la sillería constituye una de las obras de arte de mayor valor histórico-artístico del principal templo renacentista.

El proyecto de la sillería, iniciado en 1633, se encargó al artista sevillano Luis Ortiz de Vargas, que realizó su estructura básica de arquitectura en madera. Posteriormente, José Micael de Alfaro intervino en la ejecución del apostolado y de los bustos de los santos que rematan la obra, fiel reflejo del estilo manierista malagueño. Pedro de Mena culminó el conjunto imprimiendo a cada escultura una honda expresión religiosa, llena de serenidad y de espectacular gesticulación contenida.

La sillería, tallada sobre madera de cedro, caoba y granadillo de América, presenta una traza rectangular dispuesta en tres niveles; los dos primeros destinados a asientos y el último como ático. El conjunto está presidido por el sitial episcopal, antecedido de escalinatas y barandillas protectoras. El primer cuerpo, con 44 asientos, se caracteriza por el programa decorativo de los asientos, con motivos geométricos, vegetales, animales y alegóricos, así como cabezas masculinas y femeninas. El segundo cuerpo, también con 44 asientos, presenta respaldos decorados a base de tableros de grandes dimensiones en los que se ubican las esculturas de bulto redondo que representan a San Pedro, San Pablo, el apostolado, la Virgen, los padres de la Iglesia, los santos y los evangelistas.

Fotos

Vídeos