La lluvia entra de golpe en la provincia y deja 68 litros en Ojén

Marbella y Manilva registraron las principales incidencias por las precipitaciones, que se han recibido con alivio en el campo

A. SALAZAR MÁLAGA.
Los malagueños tuvieron que sacar de los armarios paraguas y botas. ::  ÁLVARO CABRERA/
Los malagueños tuvieron que sacar de los armarios paraguas y botas. :: ÁLVARO CABRERA

«Por fin lluvia». Era la frase más escuchada ayer entre los malagueños, que sacaron de buen grado chaquetas y paraguas ante las primeras precipitaciones del otoño, que este año ha tardado demasiado en entrar en escena. En el campo, el agua era recibida con alivio por los agricultores, preocupados por el verano seco y la persistente sequía. La lluvia llega justo a tiempo para mejorar las expectativas de las campañas de la aceituna y de cítricos, según la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja).

Las precipitaciones dejaron hasta 68 litros por metro cuadrado en Ojén y 67 en Marbella, en el embalse de la Concepción, según informaron desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Además, se produjeron en torno a una veintena de incidencias relacionadas con el tiempo, como inundaciones de bajos y garajes, y alcances en las carreteras.

En Coín se registraron 53 litros por metro cuadrado, 30 en Casarabonela, 22 en la Sierra de Mijas y 12 en Pujerra. En cuanto a la capital, la lluvia ha sido menos copiosa. Cayeron 12 litros por metro cuadrado en el antiguo Palacio de la Tinta y 11 en el embalse del Limonero.

Aemet elevó a las 11.00 horas de ayer el nivel de alerta, pasando de amarillo a naranja, por lluvias y tormentas para la comarcas de la Costa del Sol Occidental y del Valle del Guadalhorce. No obstante, la alerta quedó cancelada sobre las 18.15 horas, bajando de nuevo a nivel amarilla hasta esta mañana.

Por otra parte, y según indicaron desde el sistema de Emergencias 112 Andalucía, se registraron una veintena de incidencias, relativas sobre todo a anegamientos en la vía pública y en viviendas y especialmente en los municipios de Marbella, Manilva, Alhaurín el Grande y de la Torre y la capital. Los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos (CPB) de Málaga tuvieron que realizar 14 intervenciones en distintas localidades por inundaciones en viviendas, establecimientos, naves industriales y la vía pública o la caída de árboles. En cuanto al tráfico, las balsas de agua registradas en algunas carreteras de la provincia provocaron sobre todo retenciones, pero no accidentes graves.