Políticos y empresarios piden que se recurra la decisión de excluir a la Costa del corredor

El PSOE reclamará en el Congreso que en el periodo de alegaciones se plantee la modificación del proyecto de la UE

M. A. GONZÁLEZ MÁLAGA.
De la Torre, junto a empresarios malagueños y representantes municipales del litoral andaluz, reunidos hace unos días. ::                              ANTONIO SALAS/
De la Torre, junto a empresarios malagueños y representantes municipales del litoral andaluz, reunidos hace unos días. :: ANTONIO SALAS

No ha pasado ni una semana desde que el alcalde de Málaga posaba para los fotógrafos junto a representantes municipales de Almería, El Ejido, Motril, Almuñécar y Vélez-Málaga, tras un encuentro en el que firmaron una declaración conjunta para que el corredor mediterráneo discurriera entre Almería y Algeciras por el litoral y no por el interior de Granada hacia Antequera. La sonrisa que mostraba Francisco de la Torre ese día desapareció ayer al conocer la noticia de que finalmente el planteamiento de la Unión Europea da al traste con sus expectativas y la Costa del Sol se queda fuera del diseño presentado por la Comisión Europea. Pero no todo está perdido. Al menos así lo entiende la clase política y los empresarios malagueños, que clamaron ayer por pelear para que la ciudad de Málaga no sea ajena a este proyecto.

El regidor malagueño lamentó que se haya escogido «la Andalucía del Guadalquivir en lugar de la del Mediterráneo para conectarse de una manera natural con el resto del Mediterráneo español». «La ruta interior hacia Granada y luego hasta Sevilla obligará al ferrocarril a subir a unas cotas muy altas, con unos recorridos muy complejos», señaló De la Torre, que confió en que haya «una pronta rectificación» en el periodo de presentación de alegaciones. A su juicio, el Ejecutivo central «nos ha hecho una jugada».

En este sentido, el secretario general del PSOE en Málaga, Miguel Ángel Heredia, después de valorar que Antequera se convertirá en el segundo centro logístico de España y que el nuevo corredor supondrá «el impulso definitivo del puerto de Málaga», anunció que los socialistas defenderán en el Congreso de los Diputados que el Gobierno central plantee la modificación del diseño inicial ante la Unión Europea para incluir el corredor ferroviario por la costa.

Un jarro de agua fría

Desde el PP, su líder provincial y presidente de la Diputación, Elías Bendodo, aseguró haber recibido el planteamiento de Bruselas «como un jarro de agua fría» y animó a «movilizarse para para parar esta decisión dañina para los intereses de nuestra tierra». Según Bendodo, el Gobierno central, «con el beneplácito de la Junta de Andalucía, deja a Málaga en la cuneta, fuera del tren del progreso y el futuro». «La Diputación irá todo lo lejos posible para enmendar este error», zanjó.

En IULV-CA la reacción fue similar. El coordinador provincial, José Antonio Castro, criticó que la UE se cargue de un plumazo la «vieja aspiración malagueña» de tener conectado todo el litoral a través del corredor ferroviario, una decisión «incomprensible» que, a su parecer, frustra el crecimiento económico y agroalimentario de la provincia.

Los empresarios malagueños confían en que Málaga finalmente se incluya en el trazado ferroviario porque, entre otras cosas, la consolidación del eje sur del corredor mediterráneo «significaría un espaldarazo al tren litoral». Así lo argumentó el presidente de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Javier González de Lara, que mostró su temor a que la exclusión de la Costa condicione el desarrollo de un proyecto tan ansiado en la provincia. «A nivel de la capital, la decisión de la Unión Europea, si no se corrige, supone una pérdida de oportunidades que a largo plazo puede tener un efecto negativo para la economía», destacó González de Lara, que valoró las consecuencias positivas para la comarca de Antequera, «que se proyecta como un espacio de desarrollo y conexión por ferrocarril importante cara al futuro».

La determinación de la UE de excluir a la capital, tan criticada por la clase política y empresarial malagueña, es, según el presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique Linde, «intrascendente» para Málaga. Según explicó ayer a este periódico, el diseño inicial del corredor ferroviario «no va a suponer ningún perjuicio para el puerto de la capital» porque está conectado por línea ferroviaria con Antequera-Bobadilla, donde confluyen los corredores mediterráneo y central. Así, argumenta, Málaga se beneficia de los dos trazados.