El PP, una olla a presión por las listas

Los alcaldes y otros dirigentes del partido mueven sus hilos para ir al Congreso y el Senado o para colocar a sus protegidos La elaboración de las candidaturas está creando más de un quebradero de cabeza

ANTONIO M. ROMERO AROMERO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.

La elaboración de las candidaturas a unas elecciones siempre son momentos de tensión interna en los partidos políticos. En el caso del PP malagueño, la configuración de los nombres que optarán al Congreso y el Senado en los comicios generales del próximo 20 de noviembre está provocando más de un quebradero de cabeza y ha convertido la sede provincial de la avenida de Andalucía en una auténtica olla a presión.

Anoche no había aún nada claro y si no hay cambios de última hora, está previsto que a lo largo de la mañana de hoy se hagan oficiales los nombres de las listas a las cámaras Alta y Baja. Así se pondrá fin a una semana de teléfonos echando humo, presiones por doquier y continuas apelaciones a lealtades pasadas y futuras. En medio de este juego, el líder de los populares malagueños, Elías Bendodo, quien ha tenido que sacar el capote para lidiar este difícil toro en el que deberá contentar, en la medida de lo posible, a las distintas sensibilidades de su partido.

Las presiones, según varias fuentes consultadas han llegado desde todos los frentes. Por un lado han estado los malagueños con amistades en el entorno del presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, que han acudido a ellas para encontrar o mantener un hueco en las listas. Otros, han llamado a las puertas del líder regional de los populares, Javier Arenas, para que mediase ante Bendodo. Asimismo, dirigentes provinciales con peso han movido sus hilos para que sus protegidos puedan ocupar un escaño en el Congreso o el Senado.

Norma andaluza

Aunque, según las fuentes, las mayores presiones han venido por parte de los alcaldes, sobre todo de aquellos que actualmente ocupan un puesto en el Parlamento andaluz. La reforma de la normativa regional impedirá, a partir de las próximas elecciones autonómicas -previstas para la primavera-, que los regidores puedan ocupar un escaño en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas. Algunos de ellos prevén cambiar Sevilla por Madrid y compatibilizarlo con su puesto en la Alcaldía.

Esta pretensión choca con el objetivo de la dirección provincial de Málaga de que los alcaldes no vayan en las listas a Madrid, con la única excepción, como adelantó Bendodo el pasado lunes en una entrevista con SUR, del regidor de la capital, Francisco de la Torre.

Precisamente, uno de los pocos hechos ciertos en relación con las listas del PP es que De la Torre formará parte de la candidatura al Senado tal y como él mismo había solicitado a los dirigentes de su partido. También se da por seguro que repetirá en la lista a la Cámara Baja Joaquín Ramírez, expresidente de los populares malagueños.

En el Congreso de los Diputados los números uno y dos están claros y serán ocupados por Celia Villalobos y Juan Manuel Moreno Bonilla, respectivamente. En los últimos días, ha sonado con mucha fuerza para ocupar el tercer puesto Margarita del Cid, presidenta de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

Respecto a los actuales diputados, en los círculos populares se da por seguro que Begoña Chacón no volverá a repetir y las dudas se centran en Ángel González y Federico Souvirón. El primero ha tenido 'padrinos' fuertes que han hecho valer su peso interno para que ocupe un lugar destacado, mientras sobre el segundo no hay nada claro.

En el entorno de la dirección del PP de Málaga, a tenor de lo que marcan las encuestas y del resultado de las pasadas elecciones municipales del 27 de mayo, se trabaja con la posibilidad de conseguir seis diputados por la provincia (uno más de los que tiene actualmente) y lograr tres senadores (ahora mismo solo tienen uno).