El Supremo allana el camino para la demolición de El Algarrobico

EFEMADRID.

El Tribunal Supremo dio ayer carpetazo final a uno de los pleitos decisivos para el futuro del hotel de El Algarrobico (Almería), convertido en bandera de la lucha ecologista y ejemplo de la destrucción de la costa española.

Los jueces del Supremo ratificaron la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que en 2008 adoptó como medida cautelar la suspensión del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) en el área afectada. Este litigio, uno más de la veintena de conflictos judiciales que ha arrastrado o aún tiene pendiente el complejo hotelero, se deriva de un recurso contencioso administrativo presentado por Greenpeace contra la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

En su recurso, Greenpeace solicitaba la suspensión cautelar del PORN en lo que afecta al sector del Algarrobico , calificado de «zona degradada» y que permitía «nuevas edificaciones y la rehabilitación de las existentes» para desarrollar actividades turísticas.

La Administración demandada se opuso a aplicar la medida cautelar por entender que los usos turísticos quedan excluidos, al contrario de lo que sostuvieron Greenpeace y, finalmente, el tribunal andaluz, obligando a mantener el grado de protección fijado en el anterior PORN, de 1994.

La sentencia ayer del Supremo, en opinión de Greenpeace, debe allanar el camino para proceder al derrumbe de la edificación. Lo mismo piensa Ecologistas en Acción, mientras que empresarios de la zonay el Ayuntamiento de Carboneras insisten en lo contrario.

El Gobierno andaluz al igual que el Ministerio de Medio Ambiente, reafirmaron ayer su voluntad de derribar el complejo, pero siempre esperando a la sentencia firme sobre el tema.