Un tercio de los hogares tendrá que volver a pagar para seguir viendo la TDT

Las comunidades que contrataron a instaladores piratas deberán adaptar otra vez las antenas a primeros de año por el cambio de frecuencias

MÁLAGA.

El llamado 'dividendo digital' va a salirle caro a miles de malagueños. La liberación para otros usos de determinadas frecuencias utilizadas actualmente por la TDT obligará a un tercio de los hogares de la provincia a realizar un nuevo desembolso económico para poder seguir disfrutando de la televisión digital terrestre a principios de 2012. Se trata de aquellas comunidades de vecinos que en su día contrataron a empresas o personas no homologadas para preparar las antenas colectivas ante la llegada de la nueva señal y que dentro de unos meses deberán volver a adaptarlas para recibir los contenidos de algunas cadenas.

Esto, según señala José Manuel Muñiz, director de la Asociación Andaluza de Empresas Instaladoras de Telecomunicaciones (Faitel), se debe al trabajo defectuoso realizado por estos instaladores pirata que ofrecían presupuestos a la baja difíciles de igualar por los profesionales autorizados. A primeros de año -explica Muñiz- se empezarán a notar los mayores efectos de un proceso que durará hasta 2015 por el dividendo digital y algunos canales emitirán en frecuencias que ya existían con la televisión analógica. Sin embargo, «los instaladores pirata, en lugar de adaptar las cabeceras de las antenas, las cambiaron y anularon unos módulos que habrá que volver a comprar», apunta. El coste de esta chapuza puede ir desde los 500 euros por bloque, si no se han desprendido de la cabecera antigua, hasta los 1.000.

No se trata de casos aislados, ni mucho menos. Según cálculos de los instaladores de telecomunicaciones, más del 50% de los trabajos que se han hecho en Málaga son defectuosos, aunque la mitad de los hogares afectados solucionaron el problema el pasado año ante la imposibilidad de sintonizar los nuevos canales de televisión. Sin embargo, Muñiz estima que un tercio de los hogares malagueños todavía no ha readaptado las antenas.

«El dividendo digital ha comenzado por la parte menos traumática, con pequeños cambios, pero en unos meses se notarán los mayores efectos de la reorganización de canales», afirma. Esto, según el representante de Faitel, si el trabajo se hizo correctamente solo obligará a una simple revisión de la antena.

Mientras tanto, siguen siendo numerosos los usuarios indignados con la TDT porque sufren fallos en la recepción y la sintonización. A los problemas de cobertura, del viento, de la lluvia y del calor, que debilitan la señal analógica, se unen las interferencias con los canales de Marruecos y los problemas con algunas instalaciones de cableoperadores, que, según ha detectado Faitel, utilizan el cableado del edificio y desconectan la cabecera de la TDT, por lo que los vecinos dejan de recibir la señal.

Reclamaciones

Todo esto hace que las quejas y reclamaciones en torno a la televisión digital vayan en aumento. Así, la Unión de Consumidores de Málaga (UCA-UCE) ha registrado este año un total de 104 quejas y consultas, casi el doble que en 2010, cuando se recibieron 61. A nivel nacional, cerca de la mitad de los espectadores considera que la televisión ha empeorado con la llegada de la nueva tecnología. Las dificultades de sintonización son el segundo aspecto negativo más señalado, según una encuesta de iforTV para la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) presentada ayer.