El incendio de Mijas fue provocado por una hoguera mal apagada

El foco de origen se sitúa en la zona de Entrerríos, en el lecho de un arroyo que en verano se utiliza para el baño

IGNACIO LILLOMÁLAGA.
Las llamas han afectado a 361 hectáreas forestales y a otras tantas del tipo denominado interfase, donde confluyen áreas urbanas y boscosas. ::                             ANTONIO SALAS/
Las llamas han afectado a 361 hectáreas forestales y a otras tantas del tipo denominado interfase, donde confluyen áreas urbanas y boscosas. :: ANTONIO SALAS

Tras varias especulaciones y teorías conspirativas, las pesquisas de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales sobre el terreno vuelven al escenario inicial. El informe elaborado ayer determina que el fuego surgió en la zona de Entrerríos, en Mijas, «a partir de una pequeña hoguera realizada en el lecho de un arroyo donde existen pozas de agua utilizadas para el baño y el recreo», cita textualmente el documento. En un primer momento desde Infoca ya se comentó que el posible foco podía estar en una barbacoa, aunque nadie se atrevía a descartar por completo un origen intencionado.

De esta forma, todo apunta a que el detonante habría sido una negligencia por imprudencia, previsiblemente por unos rescoldos mal apagados -paradójicamente, en un paraje con agua abundante- y no intencionado, como se llegó a plantear. Para la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, Remedios Martel, este paso es muy importante, porque determina la línea de investigación -que ya está abierta- para localizar al autor o autores.

«Han trabajado con una diligencia absoluta, por la envergadura del incendio había una necesidad urgente de conocer la causa, y hay que destacar el trabajo minucioso y riguroso de las brigadas», comentó Martel, que calificó de «precipitadas» las declaraciones del alcalde de Mijas, Ángel Nozal, quien especuló con una posible venganza por motivos urbanísticos. Ayer todavía no se había producido ninguna detención.

Por su parte, el delegado de Medio Ambiente, Francisco Fernández España, añadió que se había detectado un solo foco de inicio, ubicado en la zona de Entrerríos. Según relató, posteriormente se bifurcó en dos frentes, que se afrontaron por separado. El del norte se frenó por acción del viento y el del sur se dirigió hacia La Mairena y Calahonda a gran velocidad. De ahí que en varios momentos se planteó que había dos focos, aunque en realidad eran ramificaciones del primero.

Respecto al balance de daños, el informe de Infoca expone que se han visto afectadas 684 hectáreas. De estas, 361 hectáreas son forestales, compuestas por matorral y pinar, pertenecientes a la Sierra Blanca y Bermeja, en Mijas, y a Sierra Parda en Ojén. Mientras que otras 323 hectáreas corresponden a superficie urbana de la denominada área interfase (aquella donde se unen terrenos urbanos y boscosos).

Máxima alerta

Este factor hizo que las labores de extinción fueran especialmente difíciles para el Infoca, y obligó al centro de coordinación a declarar el nivel 1 de gravedad, que da prioridad absoluta a la protección de la vida y la seguridad de las personas. A partir del primer momento se trabaja en estrecha coordinación con los cuerpos de bomberos de los municipios afectados -y de otras localidades que acudieron en su ayuda- así como del Consorcio Provincial y de las fuerzas de seguridad.

Por ello, la dirección de Infoca advirtió ayer de que tanto los ayuntamientos como los propietarios de las urbanizaciones situadas junto a espacios naturales deben disponer de planes de autoprotección frente a incendios, recogidos y actualizados en los Planes de Emergencia Municipales por Incendios Forestales. Precisamente, Málaga es una de las provincias andaluzas con mayor proliferación de urbanizaciones en estos espacios.

El siniestro quedó controlado a las 9.00 horas de ayer, 36 horas después de saltar la alarma, y la declaración de extinción llegó finalmente a las 22.00 horas. Junto al balance de hectáreas afectadas hay que añadir las cinco viviendas que resultaron calcinadas o parcialmente dañadas por las llamas; y el desalojo preventivo de unos 300 inmuebles de Mijas, Marbella y Ojén, de los que todos sus ocupantes ya han podido regresar a sus casas.

En el operativo han participado medio millar de personas, de los que 200 eran especialistas de Infoca, que contaron con 22 aeronaves, entre hidroaviones, avionetas y helicópteros; 11 vehículos autobomba y dos unidades especiales (la Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones y la Unidad de Análisis y Seguimiento de Incendios Forestales).

Con todo, durante casi toda la jornada de ayer aún permanecieron en la zona casi medio centenar de profesionales y tres vehículos autobomba, en tareas de vigilancia y de refresco.

El bosque más vulnerable de Málaga