El empuje del área metropolitana satura de tráfico los accesos a Málaga

La autovía del Guadalhorce duplica la intensidad y ya registra tantos vehículos como la ronda este y la carretera de Las Pedrizas

IGNACIO LILLO MÁLAGA.
El acceso a la capital por la A-357 registra retenciones diarias en hora punta. ::
                             SUR/
El acceso a la capital por la A-357 registra retenciones diarias en hora punta. :: SUR

El empuje económico de los municipios que conforman el área metropolitana de Málaga y el 'éxodo' de parejas jóvenes de la capital que han fijado su residencia en localidades próximas como Alhaurín de la Torre, Cártama y Rincón de la Victoria están detrás del espectacular aumento demográfico, que se ha traducido en un mayor trasiego de coches en las autovías y carreteras secundarias que la vertebran, con especial incidencia en las del Valle del Guadalhorce. Su eje principal, la A-357, es la que mayor peso está soportando, con una media de 60.000 desplazamientos diarios, el doble que hace una década, según los datos aportados por la Delegación provincial de Obras Públicas de la Junta. La cifra no es baladí, puesto que equipara la autovía del Guadalhorce con grandes arterias como la carretera de Las Pedrizas (A-45), y la ronda este de la ciudad. A la primera la ha adelantado con creces, pues el acceso norte registra actualmente unos 48.000 vehículos de Intensidad Media Diaria (IMD); mientras que la segunda aún se mantiene un poco por encima, con un promedio de 64.000 turismos al día.

El aumento de la circulación en este vial no es algo esporádico. Más bien todo lo contrario, puesto que los registros de usuarios en la A-357 responden a una tendencia generalizada en la red viaria de competencia autonómica que recorre el área metropolitana. Según los datos de Obras Públicas, las carreteras que comunican núcleos poblacionales como Alhaurín de la Torre, Cártama, Churriana, Alhaurín el Grande e incluso Mijas llevan años al alza.

Tras la A-357, el segundo vial con mayor afluencia de vehículos es la A-404, que conecta Churriana con la N-340, por donde circulan cada día más de 43.500 vehículos. Mientras que la carretera que enlaza la barriada malagueña con Cártama (A-7052) también ha duplicado su actividad en el último decenio hasta alcanzar los 17.700 movimientos diarios.

El delegado de Obras Públicas, Enrique Benítez, considera que las razones de esta evolución son de dos tipos: «El fuerte incremento del tráfico en esta zona se explican por la importancia demográfica y la creciente pujanza económica del Valle del Guadalhorce», valora, al tiempo que esgrime la mejora de las conexiones con la Costa del Sol, a través del Puerto de los Pescadores.

Otros factores a tener en cuenta son el hecho de contar con polos de gran atracción en este eje, como son el PTA (unos 14.000 empleados) y la ampliación de la UMA; así como el papel que juega el turismo residencial extranjero en poblaciones como Coín y Alhaurín el Grande.

Con todo, el interior tampoco escapa a la crisis económica y eso se refleja en la evolución a corto plazo de varios ejes de la red secundaria. Así ocurre en la carretera Ronda-San Pedro (A-397), donde la intensidad sobre el asfalto que comunica los pueblos de la Serranía con la Costa occidental se está desplomando en los últimos años como consecuencia del parón de la construcción en los municipios del litoral. Prueba de ello es que la circulación en esta carretera (unos 8.500 desplazamientos diarios) se aproxima ya a los índices que se registraban cuando el 'boom' inmobiliario era incipiente.

Efectos de la crisis

Similar es el caso de la carretera de Arco, el eje que se adentra en la Axarquía desde Casabermeja hasta Vélez-Málaga. Tras años de incremento al amparo de la bonanza económica, la A-356 ha encadenado una progresiva pérdida de usuarios, contabilizando algo más de 12.000 movimientos diarios cuando en 2007 se superaban los 15.000.

Otro efecto de la crisis es el que tiene lugar en el plano de las infraestructuras. Y es que el crecimiento demográfico del Valle del Guadalhorce no se está viendo acompañado de una mejora de las infraestructuras. Hay intención de hacerlo, pero falta el dinero. El primero de ellos es el desdoblamiento de la A-357 en el que la Junta de Andalucía viene trabajando desde los años 90. Hasta ahora se han convertido en autovía tres tramos (Málaga-PTA, PTA-Cártama y Cártama-Casapalma), y quedan aún pendientes los que discurren entre Casapalma y Cerralba (adjudicado hace un año y medio) y el que llegará hasta el cruce de Zalea (aún sin licitar).

La otra actuación clave para el desarrollo de la comarca es el llamado Vial Metropolitano Distribuidor Oeste, un trazado de 6,1 kilómetros que unirá la segunda ronda con Alhaurín de la Torre y los polígonos industriales, además de dar servicio al futuro acceso norte del aeropuerto y a la citada autovía A-357. Los trabajos se adjudicaron hace más de dos años con un presupuesto de 36,8 millones y un plazo de ejecución de 20 meses, pero a día de hoy esta importante conexión sigue estancada.