El Chata de Vicálvaro

OÍDO AL CANTE

GONZALO ROJO FIND@DIARIOSUR.ES

Madrid no es sólo el lugar donde los artistas flamencos, al igual que los taurinos, reciben la confirmación a su arte -ahora menos que antes en cuanto a flamencos-, también ha sido cuna de muchos profesionales que pasearon y pasean su saber flamenco por toda la geografía española. Hoy vamos a hablar de uno que vino al mundo en Vicálvaro en 1893, treinta y nueve años después de un pronunciamiento de militares progresistas liderado por Leopoldo O'Donell, que dio la presidencia del Consejo de Ministros al general Espartero y que fue conocido como la Vicalvarada. Nuestro cantaor, llamado Eduardo García-Ruiz Espejo, artísticamente conocido como El Chata de Vicálvaro, obtuvo varios premios en concursos celebrados en Madrid y alternó con El Chato de las Ventas, José Cepero, Fosforito, etcétera, en diversos espectáculos. Sobre el año 1929 grabó varios discos de pizarra con la guitarra de Ramón Montoya, en los que hizo verdiales, malagueña, jaberas del Negro, bulerías del Chata, farruca, taranta, cantes de Levante, soleares, peteneras y fandangos.

El Chata tuvo unas facultades excelentes para decir el cante y un gusto exquisito a la hora de seleccionar los estilos que iba a interpretar, pues no todos entraban en su repertorio. Dada su holgada posición económica podía escoger los cantes que más le agradaban y no tuvo nunca necesidad de profesionalizarse definitivamente. Entre las actuaciones más significativas de El Chata de Vicálvaro caben destacarse las del año 1925 en el Teatro Reina Victoria de Madrid, en la que obtuvo la copa que se ponía en juego y la del Teatro Romea; al año siguiente triunfó en sus actuaciones en el Kursaal Magdalena y Teatro Pavón; un año más tarde intervino en el concurso del Monumental Cinema, así como en los teatros Pavón, Avenida, La Latina y Pardiña, y en 1929 intervino en el Teatro Pavón en 'La copla andaluza'. En 1955, actuando en el Circo Price formando parte del espectáculo de Pepe Marchena 'Pasan las coplas', se despidió del publico. El Chata murió en Madrid, distrito de Vicalvaro, tal día como hoy del año 1975.