Benyahya anuncia diversas protestas a favor de Aarrás a partir del próximo mes de septiembre

RAQUEL SERRANOMELILLA.

Será a primeros de septiembre cuando la Asociación Musulmana se concentre diariamente a las puertas de la Delegación del Gobierno para exigir a la Administración central que medie con Marruecos en el caso de Alí Aarrás, con el objetivo de que su juicio se celebre lo «más rápido posible» y deje de aplazarse. Así lo ha confirmado el secretario general de la entidad, Abderraman Benyahya, quien no descarta que se vayan a realizar otro tipo de manifestaciones.

Informando además que las protestas continúan en Bruselas semanalmente, Benyahya ha avanzado que han denunciado a la Fiscalía marroquí por un delito de tortura contra Aarrás, algo que tampoco parece preocuparle, subraya, al Gobierno español. A raíz de este hecho, los abogados del acusado están trabajando para pedir al Estado la responsabilidad que le compete en este caso.

Benyahya sospecha que lo que persigue Marruecos a la hora de posponer el juicio de Aarrás es cansar a quienes trabajan en su defensa. Dice que todo este asunto se ha convertido en «una patata caliente» para el Tribunal Marroquí que le ha hecho un favor al juez Baltasar Garzón y al propio exministro de Justicia, Fernández Bermejo.

Criticando además que sea la quinta vez que se aplaza la audiencia de Aarrás, Benyahya cree que esta decisión no sólo perjudica al propio acusado sino a la familia y a los abogados que se muestran implicados en el caso, ya que estos últimos se desplazan desde Francia, Bélgica y España.

Preguntado por cómo se encuentra Aarrás, Benyahya asegura que está recuperado pero que ha perdido capacidad auditiva y que tiene problemas de movilidad en las piernas. Asimismo, insiste en que su situación penitenciaria «no se ajusta al principio de derecho».