diariosur.es
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 14 / 18 || Mañana 14 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El almeriense que puso Málaga sobre dos ruedas

FOTOMATÓN

El almeriense que puso Málaga sobre dos ruedas

06.08.11 - 01:34 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Antonio Navarro es un malagueño nacido en Almería que vino a la Costa del Sol con tan solo 18 años para montar un negocio familiar que le ha llevado a ser considerado como el 'cherif' de Carretería con su empresa, Navarro Hermanos, cuenta entre risas.
Nació en el seno de una familia almeriense en las Herrerías, una aldea de la localidad de Cuevas de Almanzora. Sus padres tenían una tienda en el pueblo que vendía de todo: desde pan hasta alguna que otra bicicleta. Sus dos hermanos, mayores que él, vendían recambios de bicicletas por toda Andalucía y un día les dijeron que se quedaba libre un local en la calle Carretería y decidieron montar una pequeña tienda de recambios. «Málaga era una ciudad con más futuro, más ambiente comercial y con un clima estupendo para el mundo de las dos ruedas», explica Navarro.
Desde entonces vive en Málaga, hace casi 50 años, con su hermano Baltasar, su cuñada y sus tres sobrinas y por ello, aunque le cueste reconocerlo, se siente más malagueño que almeriense porque afirma que la gente se ha portado muy bien. «Mi vida está aquí y Málaga es un sitio maravilloso, muy acogedor y también para el mundo de las motos», reconoce Navarro, quien se considera un motero prudente, es decir, siempre ha montado en moto y ha asistido a encuentros por toda Andalucía, pero no es de los que se recorre España o Portugal en moto.
«En Jerez el circuito era de nosotros, lo pasábamos muy bien con los langostinos y el jamón de Sanlúcar entre carrera y carrera», afirma Antonio. A este joven de espíritu no se le borra la sonrisa mientras recuerda anécdotas de tiempos pasados, como fue el de la mili que la realizó en el Campamento Benítez. «Yo era el chico de la compra y cuando íbamos al mercado escogía todo en media hora para luego escaparme y pasar por la tienda», cuenta.
Antonio destaca por ser una persona abierta, al que muchos conocen por la empresa y otros por los favores que les ha hecho. «Haz bien y no sepas a quién» es el lema que se le viene a cabeza cuando recuerda que por dos tornillos gratis que dio una vez en la tienda, le invitaron a una copa más tarde e incluso consiguió permiso en la mili para uno de sus familiares. Le gusta estar pendiente de todos, de su familia y de los clientes y lo hace porque disfruta con ello, le satisface y rejuvenece.
Navarro es uno de los precursores del motociclismo en Andalucía ya que ha apoyado diferentes equipos de competición y ha patrocinado eventos del motor. Admite que Málaga es un lugar idóneo para disfrutar de las motos por la temperatura suave y el clima escaso en lluvias. Además del terrible tráfico que hay en la ciudad. Cuando hace memoria en el mundo del motor, recuerda como antes había que esperar tres o cuatro meses para que fabricaran la moto que el cliente quería. «En eso hemos avanzado mucho porque antes salían las motos en Japón y aquí los modelos no llegaban hasta dos o tres años después. Ahora sale una y en seguida está en España al mismo tiempo que en EE UU o cualquier otro lugar del mundo», es una suerte y es la prueba de que el negocio ha avanzado de forma positiva.
También en tiempos de crisis les ha ido bien. Los moteros de antes tenían menos dinero que los de ahora y los de ahora menos que los de hace cuatro o cinco años, explica Antonio, pero aún así, «no nos podemos quejar», afirma. En sus más de 40 años en el negocio ha vendido motos en su tienda a media Málaga, pero su especialidad son los médicos y policías, de quienes afirma que «son muy moteros en general».
El negocio les fue bien, porque se adaptan a los tiempos y complacen la demanda de todos los niveles tanto ciclomotores de 1.000 euros como motos de gama alta por 11.000 euros. Ahora cuentan con casi 20 establecimientos repartidos por toda Andalucía y más de 200 empleados de los que podría decirse que los más cumplidores son Antonio y su hermano Baltasar.
Antonio pasa el día entero en la tienda de Carretería, mañana, tarde y sábados incluidos, pero reconoce que disfruta trabajando, estando en la empresa, así que lo de la jubilación es un capítulo que aún queda mucho para escribir. Además del mundo del motor, es un enamorado de su familia, sus amigos y todos los que le rodean le hacen sentirse como en la flor de la vida.
En Tuenti
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.