La 'playa' sucia del Paraje Natural

Cañas, basura y cristales llenan la arena de la desembocadura del GuadalhorceEl abandono de esta zona, frecuentada por algunos bañistas, es aprovechado por dueños de perros para sacarlos a pasear

GEMA MARTÍNEZMÁLAGA.
Las cañas arrastradas a la arena se mezclan con plásticos, basuras y cristales. ::
                             SALVADOR SALAS/
Las cañas arrastradas a la arena se mezclan con plásticos, basuras y cristales. :: SALVADOR SALAS

No es que sea la mejor playa del mundo, pero sí podría llegar a ser una buena playa. Lo dice una señora desde la orilla: «Sería una playa ideal si no dejaran ahí mismo las basuras». Las bolsas llenas -cuatro o cinco- se amontonan junto a las cañas arrastradas hasta la arena, a solo unos metros de la desembocadura del Guadalhorce, en el tramo que discurre en dirección a Málaga y a poco pasos de la valla que marca el inicio del Paraje Natural.

No solo hay bolsas de basura abandonadas recientemente. También se ven envases desteñidos que indican que hace mucho que nadie limpia por allí, y cristales rotos de litronas de cervezas rotas, y cajas vacías de sardinas, y más litronas de cervezas conformando una especie de escultura de dudoso equilibrio y estética antihigiénica.

Al otro lado

Podría ser una buena playa y de hecho el ancho de arena es incluso mayor que el que hay al otro lado de la desembocadura del Guadalhorce, en la que sí se conoce como la playa de Guadalmar. Esta otra zona no. A esta otra, la que discurre hacia Málaga y que se encuentra jalonada de porquerías, hay quien la llama 'la playa de los perros', porque los dueños aprovechan el abandono y también el hecho de que hay menos bañistas, para sacarlos a pasear.

Para la concejala de Playas del Ayuntamiento de Málaga, Teresa Porras, la zona en cambio no puede ser considerada playa: «Es un espacio que no está equipado como playa. Por ser un Paraje Natural y ser la desembocadura del Guadalhorce, el Ayuntamiento no tiene allí un dispositivo, ni hay duchas, ni ningún otro servicio».

Según Porras, el mantenimiento de toda esa zona le corresponde a la Cuenca Hidrográfica Mediterránea y a la Demarcación de Costas. «Nosotros no la tenemos catalogada como playa, porque así lo manifiesta tanto la Consejería de Medio Ambiente como el Gobierno central. Lo tenemos por escrito: no es zona de playa, con lo cual, quien tiene que mantener el Paraje Natural del Guadalhorce es la Junta de Andalucía y así se establece en convenio, al igual que se establece que somos nosotros los que tenemos que limpiar y mantener el cauce del Guadalmedina». Porras concluyó afirmando que, aunque acudan bañistas, «no es un espacio para usuarios de playas».