El Parador invierte 300.000 euros en un proyecto para adaptar su edificio a los discapacitados

BEGOÑA RUBIO MELILLA.

El Parador de Turismo Pedro de Estopiñán invertirá hasta 300.000 euros en los próximos dos años en adaptar el edificio para las personas con discapacidad. La obra, compleja sobre todo en la parte interior, se hará en varias fases y está previsto que comience a finales de septiembre. Se empezará con una rampa de acceso y con la creación de un baño para discapacitados en la planta baja.

En octubre visitó el Parador de Melilla el arquitecto contratado por Paradores para adaptar todos los edificios que incluye la red. La obra ya ha sido adjudicada y en breve comenzará la primera fase. En cuanto el director del Pedro de Estopiñán, Jesús López Palomero, reciba el proyecto solicitará los permisos oportunos a Fomento para obtener la licencia de obra. Esta primera fase tiene un presupuesto de 90.000 euros y un plazo de ejecución de 80 días.

Aunque queda mucho por hacer, el director recordó ayer que desde hace años disponen de una habitación adaptada para personas con movilidad reducida. Una de las obras más complejas será la del nuevo ascensor, lo que obligará a modificar el hueco en el sótano, la planta baja y la primera. Cuando esté listo, quienes vayan en silla de ruedas accederán al comedor de la planta superior en ascensor y bajarán por una rampa a la cafetería.