La cantera de la música clásica

Ochenta niños y jóvenes de 8 a 25 años protagonizan un concierto con piezas desde el barroco hasta el siglo XX El Auditorio de la Diputación acoge la presentación del Proyecto Promúsica

RAFAEL CORTÉSMÁLAGA.

Llevan dos años trabajando muy duro y ayer se recompensó su esfuerzo. Unos ochenta estudiantes de los distintos conservatorios de la ciudad ofrecieron un concierto en el Auditorio de la Diputación Provincial en la presentación oficial del Proyecto Promúsica, patrocinado por la Fundación Musical de Málaga. El violinista y profesor Javier Claudio Portales fue el encargado de la dirección de este concierto, con un repertorio que abarcó «desde el barroco hasta los compositores del siglo XX», ya que incorporó piezas de Mozart, Vivaldi, Purcell, Corelli, Baguer, Haydn, Bartók y Tchaikovsky, entre otros.

Este recital, con el que se demuestra que la música clásica tiene una importante cantera en la provincia, se dividió en tres partes, ya que actuaron la Orquesta de Cámara que forman los alumnos de grado Superior, de entre 18 y 25 años; la Joven Orquesta de Cámara, a la que dan vida los estudiantes de grado Profesional, de 11 a 15 años; y la Orquesta Infantil, constituida por los más pequeños, alumnos de grado Elemental, de 8 a 10 años. Tres formaciones que al final del concierto se unieron sobre el escenario para interpretar el imperecedero 'Canon' de Johann Pachelbel.

El Proyecto Promúsica es una iniciativa musical y pedagógica, ya que tal y como indica Javier Claudio, los propios alumnos de grado superior practican la docencia dando clases a los de niveles inferiores, conformando la «orquesta más amplia que hay en Andalucía» con este formato.

Sobre el escenario, tres orquestas que bajo la dirección del propio Javier Claudio, al que se suman Irene Martín y Lucía García, han dado fe a lo largo de los dos últimos años de la ilusión con la que los niños han acogido este proyecto.

«Tanto los más pequeños como los jóvenes están entusiasmados con esta iniciativa, que ya está rompiendo las fronteras provinciales para darse a conocer en Andalucía». Unas formaciones que se centran en los instrumentos de cuerda, violín, viola, violonchelo y contrabajo, en un proyecto cuyo objetivo es la defensa, promoción y desarrollo de la música clásica, tanto en su vertiente académica y de formación como en el ámbito profesional.