El récord de plata de Javi Guerra

Con 28 dianas, el veleño bate el registro de goles en Segunda División de un jugador malagueñoHa logrado todos los tantos en jugada y se ha clasificado en segundo lugar en el Trofeo Pichichi de la categoría

PEDRO LUIS ALONSO PLALONSO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
El delantero veleño Javi Guerra celebra uno de sus goles con el Valladolid.                   ::
                             MIGUEL ÁNGEL SANTOS/
El delantero veleño Javi Guerra celebra uno de sus goles con el Valladolid. :: MIGUEL ÁNGEL SANTOS

La progresión de Javi Guerra (Vélez, 1982) en Segunda no es aritmética ni geométrica: ocho goles con el Granada 74 (2007-2008), nueve con el Alavés (2008-2009), doce en el Levante (2009-2010) y los veintiocho actuales en el Valladolid. «Creo que el año pasado fue el de mi explosión, porque subí a Primera con el Levante, que no tenía plantilla para el ascenso», afirma. Lo cierto es que se ha convertido en el fubolista malagueño máximo realizador de la historia de la Liga en Segunda. Sus 28 dianas lo convierten en un jugador llamado a jugar en Primera. Lo podría conseguir con su actual equipo, el Valladolid, con el que tiene tres temporadas más de contrato y que además comienza esta semana las eliminatorias de ascenso. O bien con cualquiera de las muchas ofertas que le lloverán.

El caso de Javi Guerra revela de alguna forma lo difícil que puede llegar a ser triunfar en el mundo del fútbol. El éxito le llega a los 29 años, después de vestir doce camisetas distintas en su carrera. Empezó en las categorías inferiores del Vélez junto a su hermano gemelo Emilio, recaló en el Málaga (apenas un par de años) y Manel Casanova, actual responsable de La Academia en el club de La Rosaleda, fue el artífice de su marcha al Espanyol, al equipo de División de Honor juvenil. Caprichos del destino, ahora Casanova trabaja en el otro club. «Fue un trabajo increíble el que hizo allí», le alaba el futbolista.

El Espanyol supuso un punto de inflexión en Javi Guerra, que se colocó al fin de delantero. «Hasta entonces había jugado de medio centro, central o lateral». Tras su paso por el Vilassar, de Tercera, llegó la separación de su hermano Emilio. «Tuve que buscarme la vida. Lo normal es que me hubiera quedado en un filial para mejorar, pero no tuve esa suerte y estuve dando vueltas», recuerda. Y así, Cádiz, Varzim (en la Segunda de Portugal), Valencia B (llegó a jugar minutos sueltos en dos partidos en Primera, a las órdenes de Quique Flores), Granada 74...

Su fichaje por el Alavés, en la temporada 2008-2009, supuso un punto de inflexión en su carrera, y en el Levante y el Valladolid se ha ganado galones. «Empecé bien desde el primer partido, y todo ha venido rodado. También es importante para crecer como jugador sentirte importante donde estás», comenta en tono agradecido. Tanto con Antonio Gómez como con Abel gozó de confianza plena.

Sus cifras dan valor a la regularidad. No marcó de penalti y solo logró un 'hat-trick', ante el Numancia. Esto supone que marcó en veinte de los 41 partidos que jugó (se perdió uno solo en toda la temporada por acumulación de tarjetas), y veintiuna dianas en casa y siete fuera. A pesar de que no llega por muy poco al metro ochenta, su poderío físico le hace ir muy bien por alto, con diez dianas de cabeza.

El 'pichichi', para Soriano

El Trofeo Pichichi en Segunda será para Jonathan Soriano (Barcelona Atlético), con 32 dianas, cuatro más que Javi Guerra, clasificado en segundo lugar. Desde algunos medios se quiere conceder al veleño la oportunidad de cambiar las tornas en los dos o cuatro partidos que le quedan por jugar correspondientes a las eliminatorias para el ascenso a Primera.

De los 28 goles, Javi Guerra tiene claro cuál fue el que más le gustó. «El de Ponferrada (1-1 del Valladolid en su visita a tierras leonesas), que lo marqué tras un taconazo y un autopase», comenta. Habituado a su rol de hombre de área, ha contado con buenos 'asistentes' desde los costados, como Nauzet, Sisi, Jofre, Óscar (incorporado al equipo pucelano en la segunda vuelta) o Álvaro Antón.

¿Y el futuro? Después de tanto ir y venir, al filo de la treintena, parece que toca disfrutar de un buen contrato. La duda es si quiere ser cabeza de ratón o cola de león. ¿Es un delantero de Primera o de Segunda? «Confío en mis posibilidades. Estoy tranquilo y lo daré todo para ascender. Ojalá llegue la oportunidad en el Valladolid y, si no, en verano será cuestión de analizar posibilidades».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos