Así será el nuevo puerto de Marbella

Los promotores prevén que el nuevo recinto permita crear 1.500 puestos de trabajo directos y 3.000 indirectos El proyecto del jeque Al Thani prevé una superficie comercial de 45.000 metros cuadrados

HÉCTOR BARBOTTA ,MARBELLA.
El diseño circular permitirá el atraque de 860 embarcaciones de forma permanente. :: SUR/
El diseño circular permitirá el atraque de 860 embarcaciones de forma permanente. :: SUR

Una actuación que supondrá para la Marbella del siglo XXI lo mismo que Banús supuso para la ciudad en la segunda mitad del siglo pasado. Así presentan su proyecto los impulsores del futuro puerto de La Bajadilla, tras haber ganado el concurso para la ampliación del recinto portuario.

La unión temporal de empresas formada por el grupo del jeque Al-Thani y el Ayuntamiento de Marbella a través de la sociedad municipal del Puerto Deportivo contempla un proyecto que no solo supondrá una sustancial mejora de la oferta de Marbella en el sector del turismo náutico, sino que también será una pieza clave para el desarrollo urbanístico de la zona Este de la ciudad «al igual que Puerto Banús supuso el desarrollo por el oeste hacia San Pedro Alcántara», según aseguran los propios promotores en la documentación de presentación de su propuesta, que finalmente resultó ganadora en el concurso público convocado por la Agencia Pública de Puertos de Andalucía y a la que ha tenido acceso este periódico. En su opinión, el desarrollo urbanístico que supondrá la puesta en marcha de la ampliación del puerto contribuirá a equilibrar los crecimientos de la ciudad en el eje Este-Oeste. Se trata de «una instalación portuaria de última generación» llamada a crear «la más importante centralidad territorial en el ámbito urbanístico de la Costa del Sol».

El proyecto -en cuya elaboración participaron el estudio de ingeniería Berenguer Ingenieros, la firma Axel Logis y el estudio de arquitectura Seguí- se plantea como una operación que supera los modelos convencionales de puertos deportivos al proponer un diseño circular que permite alcanzar una capacidad para 1.220 embarcaciones deportivas con esloras comprendidas entre los seis y los 125 metros. De ellas, 860 podrán estar a flote de manera permanente, y 360, en marina seca. El diseño circular ya había sido propuesto por el Ayuntamiento cuando la Agencia Pública de Puertos elaboró el proyecto básico, aunque la propuesta fue rechazada. No obstante, el organismo dependiente de la Junta adelantó al sacar a concurso la ampliación que el único requisito exigido sería que las propuestas presentadas no podían ocupar una superficie superior a la adscripción de aguas prevista en el proyecto básico.

Según los promotores, el proyecto se sustenta en un diseño de tecnología avanzada que convertirá La Bajadilla en una referencia obligada para la cultura portuaria de este siglo.

En ese sentido, uno de los aspectos más destacados es el diseño de los diques de protección, que se elaborarán con elementos prefabricados de hormigón con tratamiento de color que vendrán a sustituir a los espigones de bloques de piedra u hormigón que tienen una incidencia negativa para el paisaje de la ciudad y que supondrán una de las características estéticas más singulares que harán identificable al nuevo puerto.

No obstante, una de las mayores novedades para la ciudad será el punto de atraques para cruceros de hasta 175 metros, que tendrán un muelle especial dentro del propio espacio portuario. La seguridad en las maniobras de entrada y atraque de cruceros turísticos en el muelle diseñado fue verificada, según el grupo ganador del concurso, por el simulador con puente de mando más avanzado de España.

Tanto la posibilidad de la llegada de cruceros como la actividad comercial ligada al puerto podrán suponer un revulsivo económico para la ciudad. El proyecto contempla 45.000 metros cuadrados de superficie comercial y de ocio, que según los concesionarios ofrecerán la oportunidad de crear 1.500 puestos de trabajo directos y otros 3.000 indirectos «todos ellos de alta estabilidad dado el horizonte del proyecto», según se asegura en la documentación presentada.

El recinto contará con más de un millar de plazas de aparcamiento, en concreto 683 en superficie y 450 subterráneas.

Pese a que el concurso, que se refiere exclusivamente al ámbito portuario, fue adjudicado por 84 millones de euros para su explotación durante cuarenta años, la inversión global que se plantea en el proyecto -incluyendo servicios terciarios, comerciales y hoteleros- supondrá un total aproximado de 400 millones de euros. «Solo anunciar el inicio de la inversión podría suponer la reactivación económica de la ciudad de Marbella», aseguran los impulsores del proyecto.