Autores españoles que conquistan el mundo

El éxito de 'La sombra del viento' abrió el mercado internacional a los escritores españoles Los lectores de best sellers han globalizado sus gustos y España ha empezado a exportar literatura

IÑAKI ESTEBAN
Javier Sierra triunfó en Estados Unidos con 'La cena secreta'. ::
                             E. C./
Javier Sierra triunfó en Estados Unidos con 'La cena secreta'. :: E. C.

Funcionó bien 'El lazarillo de Tormes', se tradujo con rapidez en otros países y los escritores de Francia y Alemania lo imitaron. A 'El Quijote' todavía le fue mejor: aplausos en toda Europa, ventas increíbles y tres veces pirateado al año de su publicación, señal inequívoca de su éxito. Sería injusto olvidar en este recuento los best sellers internacionales logrados por autores españoles a Vicente Blasco Ibáñez, que entró en la lista de 'The New York Times' en 1919 con 'Los cuatro jinetes del Apocalipsis', el libro más vendido en Estados Unidos ese año según la 'biblia' del sector editorial, 'Publishers Weekly'. Tanta fue su repercusión que Rodolfo Valentino protagonizó su adaptación al cine.

Desde entonces ha habido otros casos. Con motivo del Día del Libro, conviene hacer balance. Alberto Vázquez-Figueroa y su 'Tuareg' fue uno de aquellos que abrieron fuego en 1983. Aunque nada comparable con la aparición triunfal de Carlos Ruiz Zafón y 'La sombra del viento', con 14 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. «Abrió puertas y mercados. Los escritores españoles consiguieron su espacio en las librerías de aeropuerto», síntoma de su globalización, argumenta Sergio Vila-Sanjuán, que analiza el fenómeno de los libros populares en 'Código best seller' (Temas de Hoy).

Ruiz Zafón puede colgarse la medalla de ser el único español contemporáneo en haber alcanzado un megaseller, término que clasifica a los títulos que han vendido más de diez millones de ejemplares. «Su éxito creó curiosidad entre los agentes literarios, que preguntaban si en España había más autores como él. Ya 'El juego del ángel' se publicó en varios países de manera simultánea, el lanzamiento típico de los grandes autores internacionales», destaca Vila-Sanjuán.

Nadie ha podido hacerle sombra. Aunque sí hay un puñado de escritores con cifras millonarias que certifican la aparición de un nuevo novelista español cuyos libros se han logrado hacer hueco en un buen número de mercados, desde Estados Unidos a China. Entre ellos Javier Sierra, que como Blasco Ibáñez -a quien reivindica- trepó hasta llegar a la parte noble de la lista del 'New York Times' -la de los diez más vendidos- con 'La cena secreta'.

De esta novela se han adquirido dos millones de ejemplares en el mundo, los mismos que ha logrado Julia Navarro con 'La hermandad de la Sábana Santa'. Le supera Matilde Asensi con tres millones de 'El último catón', y con otras obras que también han cuajado en el mercado foráneo. Y también está por encima Ildefonso Falcones con 'La catedral del mar', que ha sobrepasado los cuatro millones. Si se cuenta el conjunto de sus casi veinte libros, Arturo Pérez-Reverte, con 14 millones de ejemplares, lideraría este grupo.

Prácticamente todos los citados cultivan la novela histórica combinada con el misterio, un género global después del inenarrable éxito de ' El código Da Vinci', de Dan Brown. «Muchos de nosotros no hablamos de la Guerra Civil ni hacemos novelas tristes e intimistas», apunta Javier Sierra, que acaba de publicar 'El ángel perdido', para explicar la buena acogida internacional de la última literatura española con vocación de best seller.

Este escritor confiesa que una de las partes más importantes de su proceso creativo consiste en encontrar «historias que interesen en todos los países». A su juicio, se está formando un lector global, una gestación en la que tienen mucho que ver las nuevas tecnologías. Su agente literaria, Antonia Kerrigan, también lo es de Ruiz Zafón; de Juan Gómez-Jurado, cuyo éxito en países como Alemania y Estados Unidos le ha permitido vender más de medio millón de ejemplares de 'El espía de Dios'; y de María Dueñas, el último 'hit' de la literatura española con 'El tiempo entre costuras'. Ella coincide con Vila-Sanjuán en que sin 'La sombra del viento' todo sería diferente. «El mundo editorial anglosajón desconfiaba de nosotros y era raro que tuvieran a personas que leyeran directamente en español. Eso ha ido cambiando».

A veces hay sorpresas

Kerrigan se ha apoyado además en un «subagente», que le representa en Estados Unidos y que consiguió una buena editorial para 'La cena secreta' de Sierra. «Se lo tomaron con mucho ímpetu e invirtieron en márketing», explica. Aun así, el éxito es caprichoso. Según Daniel Clavera, director de venta de derechos del grupo Planeta, cuando el libro ha funcionado bien en el país y lengua de origen, las expectativas suben en el extranjero. Pero la fórmula dista de ser infalible. «En Italia han distribuido 120.000 ejemplares en menos de un mes de 'Lo que esconde tu nombre', de Clara Sánchez, pero en Francia no han apostado por ella y ni siquiera en España funcionó con esa rapidez al principio, aunque las ventas han sido muy buenas».

Hay casos extremos, como el de Víctor del Árbol, cuya novela 'La tristeza del samurái' se ha publicado antes en Estados Unidos, Francia y Holanda que en España: vamos, que tiene más lectores en los tres primeros países que en el suyo propio. Lo mismo sucede con Juan Gómez-Jurado si se toma como referencia a los lectores estadounidenses. Y también Félix J. Palma, ganador del premio Ateneo de Sevilla con 'El mapa del tiempo', ha conseguido mejores resultados en Alemania -cerca de 100.000 ejemplares- y en Japón -30.000 al mes de su aparición- que en el mercado español.

Pero no solo estos autores de novelas populares, bien por vocación o por la casualidad del éxito, triunfan en el extranjero. Con la llegada de la democracia, España se convirtió en un país mucho más atractivo y la nueva situación suscitó el deseo de conocer su literatura más reciente, esa en la que no hay necesariamente contextos medievales ni misterios bíblicos.

Críticas favorables

El éxito en Alemania de 'Corazón tan blanco', de Javier Marías, entra ya dentro de la leyenda, pues a raíz de los elogios del todopoderoso crítico Marcel Reich-Ranicki en su programa de televisión, las ventas de su novela se dispararon. Esto ocurrió en 1996. Desde entonces, este libro ha superado la cifra de 1,3 millones de ejemplares vendidos -en Alemania unos 400.000 y 25.000 en Reino Unido-. De todas formas, las ventas y popularidad de su autor en Estados Unidos han subido de manera considerable en los últimos años. Tanto es así, que esta misma semana se anunció que una productora de Hollywood había comprado los derechos de 'Tu rostro mañana', que cuenta la historia de Jaime Deza, un académico español contratado por los servicios de inteligencia de Reino Unido.

También en 1996 está fechada la conquista del mercado alemán por Rafael Chirbes con 'La larga marcha', de la que se han comercializado más de 100.000 ejemplares. El valenciano se convirtió en un autor muy conocido en el país germano, hasta el punto de que 'La buena letra' salió en una edición distribuida junto a un periódico. De 'Sefarad', la novela de Antonio Muñoz Molina, 'The New York Times' publicó dos críticas elogiosas, como también lo fue la del suplemento literario del 'Times' de Londres. En la actualidad, su agente literario es Andre Wilye, el más poderoso del mundo, apodado con el alias de 'Chacal'. Y otro gran nombre en la escena internacional es el de Javier Cercas, que gracias al éxito de 'Soldados de Salamina' se aseguró el hueco para sus siguientes libros. Sin olvidar al malagueño Rafael Ábalos, que con su obra estrella, 'Grimpow', ha sido traducido a casi 30 lenguas y se convirtió en el primer español que veía cómo la International Reading Association Children's Book Award de Estados Unidos nombraba su novela como Libro Notable de 2008, en la categoría de jóvenes adultos.

Antonia Kerrigan insiste en que la suerte juega un papel muy importante. «Somos como ludópatas, que apostamos por unos libros más con el corazón que con la cabeza». Pero también es cierto que, como dice Daniel Clavera, la industria editorial española ha evolucionado, conoce muy bien a sus colegas extranjeros y sabe dónde colocar sus obras. Todo sin negar el valor de la casualidad, pues 'La sombra del viento' empezó a rodar a toda velocidad gracias a que Joschka Fischer, ministro alemán de Exteriores en 2003, lo mencionó en una entrevista de televisión.

La novela empezó a funcionar gracias a que el ministro alemán de Exteriores la citó en televisión en 2003.

La editorial en Estados Unidos tomó el libro con mucho entusiasmo e hizo una gran inversión en márketing.

Los elogios del crítico Marcel Reich-Ranicki en su programa de televisión hicieron que las ventas se dispararan.

En Italia se han vendido más de 120.000 ejemplares en unas semanas; un despliegue mucho más rápido que en España.

La popularidad del escritor valenciano en Alemania hizo que un periódico distribuyera el libro en una edición de quiosco.

Fotos

Vídeos