La crisis dispara el abandono de caballos en la provincia

El único albergue malagueño que cuida de equinos maltratados dobla ya el número de animales que acogía hace tres años

J. J. BUIZAALHAURÍN EL GRANDE.

El pasado sábado, una mujer y dos caballos resultaron heridos tras un accidente que tuvo lugar en el túnel de Carlos Haya de la autovía A-7 debido a que los animales se encontraban sueltos en mitad de la carretera. No se trata de un caso aislado, según denuncia la Asociación Cyd Santa María, que cuenta en Alhaurín el Grande con el único albergue de la provincia que acoge a caballos que han sido víctimas de maltrato o abandono.

Desde hace un par de años, el número de equinos abandonados se ha disparado fruto de la crisis económica, que ha ocasionado que muchos propietarios se hayan desentendido de los animales. «Ahora mismo tenemos acogidos 70 caballos, cuando hace dos o tres años la media era de 35», subraya Virginia Solera, una de las responsables de Cyd Santa María, colectivo que se está viendo desbordado porque cada vez que se da una situación de este tipo la Policía Local o la Guardia Civil suele recurrir a ellos.

En carreteras y vías del tren

Solera denuncia que en muchos casos son dejados en mitad del campo, muy cerca de carreteras comarcales o de autovías que algunas veces invaden, con el consiguiente peligro. Otras veces, aparecen cerca de las vías ferroviarias, lo que ha dado lugar a que los trenes ya se hayan llevado por delante a más de un equino, como sucedió hace algo más de un año en la línea del cercanías C2 a su paso por Álora.

Desde esta asociación recuerdan que, según la legislación vigente, los caballos abandonados son responsabilidad de los ayuntamientos, que tienen que costear su mantenimiento, pero rara vez lo hacen. Por ello, Cyd Santa María acumula ya una deuda de cinco mil euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos