El universo creativo de Berrocal

La familia del escultor abre por primera vez al público su estudio-taller de Algaidas

CARMEN MARTÍN CMBLANCO@DIARIOSUR.ESVILLANUEVA DE ALGAIDAS.
En primer plano, vista de la obra 'Opus 251-Ramón Muntaner', el 'Almogávar II'.:: Antonio Fuentes/
En primer plano, vista de la obra 'Opus 251-Ramón Muntaner', el 'Almogávar II'.:: Antonio Fuentes

La Fundación Escultor Berrocal para las Artes ha puesto al alcance de cualquiera el universo creativo del escultor. La institución ha abierto por primera vez al público y de forma temporal el último estudio-taller del artista con motivo de la muestra 'Berrocal: Guerreros y Toreros', que puede verse en el Centro Unicaja de Cultura de Antequera hasta el próximo 14 de mayo. Como una extensión de la exposición, el estudio-taller que el artista habilitó en su localidad natal de Villanueva de Algaidas entre 2004 y 2005 abre sus puertas también hasta el 14 de mayo con objeto de difundir el trabajo de Berrocal de forma extensa, directa e interactiva, teniendo así el visitante la oportunidad de comprender el proceso creativo del escultor y observar con detalle algunas de sus obras más significativas durante todo su periodo creativo.

El estudio-taller, que pretende abrirse al público de forma permanente a lo largo de este año, descubre la faceta técnica de la obra de Berrocal. El artista abrió las instalaciones para demostrar su firme deseo de que su obra estuviera en España, por lo que trasladó a su nuevo taller -donde siguió trabajando hasta que falleció en 2006- todos los contenidos de los talleres que tuvo a lo largo de más de 50 años de creación artística lejos de su tierra. Así el estudio-taller guarda toda la maquinaria que usaba el artista para la elaboración de sus obras, esculturas ya creadas, sus archivos y todo el proceso creativo de Berrocal, «desde la idea hasta que la obra está terminada», matiza la presidenta de la fundación y viuda de Berrocal, Cristina de Braganza, para añadir que «en su taller, el artista esconde y guarda para sí lo que no muestra al público».

De esta forma, las instalaciones muestran en la primera planta el estudio donde el autor proyectaba sus obras y un centro de documentación con infinidad de volúmenes y archivos de textos y audiovisuales que la Fundación aún está inventariando, mientras que en la planta baja está el taller, donde se sigue trabajando, y una exposición de su obra desde su primera época hasta la última.

De entre todas ellas, el patrono fundador de la institución e hijo del escultor, Beltrán Berrocal, destacó que el visitante podrá ver en esta apertura temporal del estudio-taller los diez almogávares que realizó el escultor entre 1981 y 1983 en bronce patinado para la exposición del palacio de Velázquez en Madrid en 1984, su primera gran retrospectiva después de 30 años de ausencia de España. Cuatro de estos almogávares, de los que existen dos series para exhibirlos montados y desmontados, pueden verse también en la muestra del Centro Unicaja de Cultura de Antequera.

En el estudio-taller también podrá verse el Torso de Luces, un gran torso masculino realizado por el escultor en 1994 que forma parte de la exposición 'Berrocal: Guerreros y Toreros', pero que no ha podido exhibirse en Antequera debido a las reducidas dimensiones de la sala. Otra gran obra que se muestra en las instalaciones de Villanueva de Algaidas es el Grand Torse, que expresa el estilo del artista en su primera época, cuando todavía estaba bajo la influencia del abstracto español y trabajaba con chapas de acero que soldaba y doblaba a mano. También se exhiben, entre otras muchas creaciones, los grandes bodegones que Berrocal realizó para los decorados de la ópera 'Carmen' que se realizó en Verona (Italia) y que se encargaron al escultor en 1990, mostrando así otra faceta artística del creador.

Núcleo del museo

Las obras expuestas, de mediano y gran formato y de distintas épocas, incluyen el núcleo de esculturas y gráficas que Berrocal y su familia habían reservado para el futuro museo, en el que la fundación sigue trabajando para su puesta en marcha, y dan idea de la capacidad creativa del escultor. La mayoría de sus obras se concibieron sobre tres grandes mesas de cristal que el artista también trasladó desde Italia a Villanueva de Algaidas y que se conservan en su estudio. En este ala es donde Berrocal llevaba a cabo todo su proceso de investigación, estudio, cálculo y diseño de la fase de concepción de las obras.

Además, en la sala de estudio se exhibe una colección de obras múltiples de mediano y pequeño formato. Su hijo Beltrán explica que en estas obras, que se exhiben montadas y desmotadas, «se pude ver muy claramente el eje principal de la escultura de Berrocal: la escultura desmontable». El patrono fundador añade que cada obra «viene con su libro de desmontaje» para ayudar al usuario a no perderse en esa difícil tarea. El manual muestra además los dibujos que realizó para desarrollar sus obras, en las que podía emplear tres o cuatro años, por lo que solía trabajar en varios proyectos en paralelo. Algunos dibujos son tan complicados que hoy parecen que se han realizado con ordenador cuando el artista los creó antes de que aparecieran en el mercado.

La invención del múltiple por parte de Berrocal nace por varias razones. Su hijo Beltrán explica que el deseo de su padre era que todo el mundo pudiera tener su obra, además para producir las piezas de sus esculturas necesitaba una precisión mecánica que solo la producción industrial podía realizar, pese a resultar un proceso realmente caro. De esta manera, para diluir costes de producción y conseguir que su obra fuese accesible, realizó de algunas esculturas varias copias. Su primer múltiple lo ideó en 1969 y de él realizó 200 ejemplares, y de otras obras 1.000 o 2.000. De las 530 obras que realizó el artista, medio centenar son múltiples y unas 100 no llegaron a materializarse como esculturas, sino que se quedaron en bocetos, maquetas o prototipos.

De la colección de múltiples del estudio-taller, Beltrán destaca 'Mini David', concebido en 1969; 'Alexandre' (1969-1973); 'Menina II' (1972), que fue un homenaje a Rafael Alberti y cuyo libro va acompañado de un disco en el que Enrique Morente canta letras del poeta, y 'Hoplita' (1981-82), un homenaje al matemático Húngaro Rubik, inventor del famoso cubo. «Estas obras introducen y explican el aspecto más conocido de la obra de Berrocal, la desmontabilidad», señaló el patrono fundador.

El estudio es así «el corazón y núcleo desde donde partía toda la inspiración del artista, que luego tomaba forma sólida, transformándose en obras acabadas en el taller mecánico de la planta baja».

En el taller, donde están las máquinas y utensilios que Berrocal utilizó para elaborar todas las fases de realización de sus obras -desde la idea al prototipo y de ahí a la escultura terminada- se sigue trabajando en la restauración de obras y en la realización de ejemplares de sus múltiples, además de en programas de talleres de empleo y didácticos que tiene la fundación. Actualmente cuentan con una joyera israelí como artista residente que hace joyas desmontables. Igualmente, la fundación quiere abrir un taller escuela que tendrá como objetivo conservar las técnicas que empleó Berrocal y enseñar a una nueva generación, contribuyendo así al avance de las artes.

Los archivos

Además de las áreas abiertas al público, existe un centro de documentación y de estudios sobre la obra de Berrocal que no está incluido dentro de las visitas guiadas debido a que la fundación, institución impulsada por la viuda y los hijos del escultor, está inventariando, catalogando y digitalizando un enorme volumen de documentos, que en gran parte aún permanecen guardados en cajas desde que Berrocal se mudó en 2004 a su localidad natal.

El artista, que era muy minucioso y conservaba todo tipo de material, guardó 410.000 documentos de proyectos; 82.000 fotografías, diapositivas y negativos; 600 horas de vídeos; 200 horas de audio; 4.000 volúmenes que componen su biblioteca privada; 500 volúmenes y un número no precisado de documentos de trabajo que componen el centro de documentación y 115.00 documentos personales y familiares.

Precisamente la Fundación Escultor Berrocal para las Artes trabaja desde el estudio-taller para la conservación, catalogación y difusión de su vasto legado artístico, así como para el avance de las artes. «Desde su constitución, la fundación ha apostado por desarrollar sus actividades poniendo su mayor esfuerzo en la didáctica, la innovación y en cumplir con la voluntad expresa de Berrocal de que su obra quedara en su tierra para una mayor revalorización del territorio y la formación especializada de los jóvenes», explican los responsables de la fundación.

La apertura -ahora temporal, pero que pretende ser permanente a lo largo de este año- de la escuela-taller, es el primero de los muchos proyectos en los que trabaja la fundación y que pasan por abrir un conjunto de centros dedicados a Berrocal en Villanueva de Algaidas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos