El Gobierno bloquea el proyecto urbanístico de Gadafi en una finca de Benahavís

El Ejecutivo quiere evitar con la inmovilización de las 7.000 hectáreas, donde el banco público pretende edificar 1.200 viviendas, que se usen para obtener dinero

CRISTINA GONZÁLEZMARBELLA.
Vista de los terrenos que el banco estatal libio posee en los términos municipales de Benahavís, Júzcar y Pujerra. ::
                             JOSELE-LANZA/
Vista de los terrenos que el banco estatal libio posee en los términos municipales de Benahavís, Júzcar y Pujerra. :: JOSELE-LANZA

La congelación de todos los bienes del líder libio, Muamar Gadafi, ha salpicado a un proyecto urbanístico que estaba dando sus primeros pasos en la Costa del Sol Occidental. El Lybian Foreign Bank (Forebank), banco público del país norteafricano, es propietario desde 1995 de 7.000 hectáreas de terreno que se extienden entre los términos municipales de Júzcar, Pujerra y Benahavís. De ellas, medio millar ubicadas en este último término municipal escapan de la protección ambiental, justo el suelo en el que pretende construir un campo de golf, viviendas -1.200 según sus representantes legales en España-, edificaciones turísticas y equipamientos públicos.

El expediente, en manos de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda desde el pasado 17 de diciembre para que determine si el proyecto es de interés turístico, tendrá que quedarse encima de la mesa tras el anuncio del Gobierno de España de que bloqueará los activos financieros y bienes inmuebles de Gadafi en el país después de que Naciones Unidas y la Unión Europea fijasen las primera sanciones al régimen libio. Desde el bufete de abogados que le representa en España aseguraron que Forebank es una institución pública y no un ente privado perteneciente al gobernante libio, una afirmación a la que se sumó el alcalde de Benahavís, José Antonio Mena, quien dijo no tener constancia de que la finca pertenezca a la familia Gadafi. No obstante, eso no parece ser un obstáculo para que el Ejecutivo español incluya los terrenos de sus planes de congelación de los bienes, que comenzaron a ejecutarse ayer.

La medida que comenzó a ejecutarse ayer sí podría aplicarse a la finca a pesar de que no esté a nombre del propio dictador sino de una sociedad pública libia. Con esta medida el Gobierno trata de evitar que se pueda hacer uso de los terrenos u obtener algún beneficio por su venta o alquiler, indicaron fuentes diplomáticas. En total, de las 7.000 hectáreas de terreno, 6.500 están protegidas por su valor medioambiental. Las 500 restantes, en el término municipal de Benahavís y bautizadas como Resinera Sur, pasarán a estar calificadas en el nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) como suelo urbanizable no sectorizado.

Interés turístico

Para intentar esquivar el encorsetamiento en la edificabilidad que conllevará la nueva normativa, el banco libio presentó en diciembre a la Junta el proyecto de La Resinera Village con el objetivo de lograr la declaración de interés turístico, lo que permitiría la construcción, bajo el paraguas del campo de golf, de las viviendas y el resto de equipamientos. Un día después de anunciar que se estudiaría el expediente de forma «rutinaria», la Consejería de Vivienda calificó ayer de «irrelevante» para el país el plan urbanístico de Libia. «Es una operación entre tantas otras de las que estamos recibiendo permanentemente», dijo Josefina Cruz, consejera del ramo.

Sobre el proyecto urbanístico también se pronunció el alcalde de Benahavís. Mena indicó que data de 1993 y que, en aquel año, el banco libio tenía 480 hectáreas clasificadas como suelo urbanizable, con la posibilidad de construir las 1.900 viviendas, un campo de golf y un hotel, «pero nunca desarrollaron ese suelo». Relató que en 1997 la Ley del Suelo obligó a revisar los planes generales de todos los municipios.

En ese momento el banco libio solicitó un plan parcial para desarrollar el suelo. «Informamos negativamente porque ya estábamos en proceso de revisión del PGOU y no se podían conceder el plan parcial ni las licencias», aseguró. El pasado diciembre volvió a solicitar el inicio de este proyecto, aunque no directamente al Consistorio, sino a la Junta, «para que el Ayuntamiento informe si el proyecto es favorable y si está de acuerdo en que se desarrolle». En este sentido, el regidor explicó que «todavía no se ha informado» y que el Ayuntamiento está a la espera «de que la Junta dé las directrices sobre lo que hacer con ese proyecto».

La congelación de los bienes dará un giro a los trámites. «No tenemos confirmación oficial», dijo sobre la medida, aunque anunció que la acatarán «encantados». Alguna formación política ya se anticipó. Iniciativa Marbella San Pedro Alcántara (IMA+S) pidió el lunes la paralización de los proyectos urbanísticos vinculados a Gadafi y la congelación de sus posesiones, caso de las viviendas de Marbella.