Una pasarela gastronómica

Cocina diseñada en torno a la estacionalidad

ENRIQUE BELLVER| MÁLAGA
Carlos Oyarbide, en un rincón de su restaurante marbellí. ::                             SUR/
Carlos Oyarbide, en un rincón de su restaurante marbellí. :: SUR

El apellido Oyarbide marcó un estilo en la restauración, aún somos muchos los que recordamos el célebre restaurante madrileño Zalacaín cuando era la gran referencia de la cocina de la capital. Al frente estaba una familia de Navarra, los Oyarbide, quienes después tuvieron que vender el establecimiento. Carlos Oyarbide es sobrino directo de los fundadores y con ellos estuvo en la antigua Casa Oyarbide de la localidad navarra de Alsasua, después abrió su propio negocio en la Villa y Corte y hace un año aproximadamente, mesas más o meses menos, decidió trasladarse junto con su esposa, Carmen Miranda, responsable de la sala, a Marbella.

Carlos no sólo ha crecido entre pucheros, también los ama profundamente y eso se nota en cada uno de los platos que salen de su cocina. Sinceramente no son los mejores tiempos para abrir un restaurante y menos aún, en una ciudad tan propensa a las modas como Marbella. A su favor tiene ese cosmopolitismo que rezuma la localidad y un público que siempre está dispuesto a conocer nuevas experiencias gastronómicas, pues Carlos lo que hace cada día es proponer una serie de sensaciones sápidas y aromáticas agrupadas en lo que él mismo llama 'pasarela gastronómica'.

Para entendernos, en un entorno muy cuidado en cuanto a decoración, vajilla, cristalería y excelente bodega, lo que todo restaurante gastronómico que se precie debe reunir, la carta no existe, ya que cuatro veces al año, a modo de colecciones de alta costura, coincidiendo con la temporada, Carlos elabora un único menú donde muestra su cocina. Este invierno comienza con una ostra en esencia de cebolleta, manzana y esencia de lima; continúa con un foie-gras en royal de tempranillo que está de muerte, sigue con un consomé geleé y caviar de arenques, unas sutiles alubias rojas con infusión de cereales y castañas y acaba con una liebre trufada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos