Una operación antidroga se salda con diez encarcelados, entre ellos tres guardias civiles

Dos de los agentes pertenecen a una unidad de élite en la lucha contra el narcotráfico y el tercero está destinado en la Policía Judicial

JUAN CANOMÁLAGA.

Asuntos Internos de la Guardia Civil mantiene abierta en Málaga una operación antidroga por la que se encuentran en prisión provisional diez personas, entre ellas tres agentes del propio Instituto Armado. En la intervención también han sido detenidas dos abogadas.

La investigación, dirigida por un juzgado de la provincia, se ha llevado a cabo desde una unidad de Asuntos Internos de la Benemérita centralizada en Madrid y se ha dividido en dos fases con al menos doce detenidos, según confirmaron a SUR fuentes cercanas al caso.

Los primeros arrestos se produjeron a raíz de un alijo que tuvo lugar el pasado 21 de septiembre en una playa de Marbella. Ese día, los investigadores interceptaron unos 1.400 kilos de hachís que una organización dedicada al narcotráfico pretendía introducir en la Península.

Unos días después de esa actuación se produjo una redada que se saldó con ocho detenidos, entre ellos dos hermanos que supuestamente lideraban la organización. También fue arrestado un agente adscrito a la Brigada de Policía Judicial de la Guardia Civil de Málaga, que en esas fechas se encontraba de baja, y una abogada por su presunta vinculación con los hechos investigados. Ocho de los detenidos en esa redada ingresaron en la cárcel de Alhaurín el pasado 15 de octubre.

Los investigadores de Asuntos Internos intervinieron numerosos efectos, como ordenadores o teléfonos móviles, que les permitieron seguir tirando del hilo. Eso les llevó a una segunda tanda de arrestos que se efectuó la semana pasada. En esta nueva fase han sido detenidos dos agentes de la Guardia Civil pertenecientes a los Equipos Contra la Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA), que están considerados grupo de élite dentro del Instituto Armado.

Según las fuentes consultadas, los guardias, que estaban destinados en Málaga y Córdoba, habrían sido arrestados por su supuesta implicación en la trama que investiga Asuntos Internos. El jueves de la semana pasada, ambos ingresaron en prisión provisional por orden judicial.

En el último año, el Instituto Armado ha realizado varias operaciones antidroga que se han saldado con la detención de agentes. En octubre de 2009, se arrestó a cuatro guardias civiles en una operación en la que se intervinieron más de mil kilos de hachís. Unas semanas después se produjo otra redada en Guadalmar con otra tonelada incautada y varios agentes detenidos y, en noviembre, se apresó a cinco policías locales de Mijas acusados de interceptar un alijo y transportarlo en coches patrulla a un domicilio particular.