«Si hubiera tenido que pagarla no estaría tan contenta»

Los primeros pacientes en recibir la 'factura sombra' valoran la medida y dicen que servirá para tomar conciencia del gasto

NIEVES CASTRO NCASTRO@DIARIOSUR.ESMARBELLA.
Antonia Sánchez exhibe la factura con el coste total de su operación de cataratas, 1.398,63 euros. ::
 J-LANZA/
Antonia Sánchez exhibe la factura con el coste total de su operación de cataratas, 1.398,63 euros. :: J-LANZA

Antonia Sánchez se muestra sorprendida por tanto revuelo. A sus 73 años es la primera vez que ve a tantos periodistas juntos «¿Cuánto me vais a pagar por la exclusiva?», bromea. La expectación está justificada. Ella es una de las primeras 50 pacientes en recibir la llamada 'factura sombra', una especie de recibo que expide desde ayer el Hospital Costa del Sol donde se especifica el coste sanitario de la atención recibida por el usuario.

A duras penas, tras haber sido sometida a una operación de cataratas Antonia lee el papel que sostiene en sus manos: «...Una vez aplicados todos los recursos materiales y humanos dedicados a su tratamiento o proceso, dicha asistencia ha tenido un coste estimados de 1.398,63 euros, en este centro asistencial, que reiteramos, han sido financiados con los impuestos de todos los ciudadanos».

El familiar que la acompaña explica que la 'factura sombra' que detalla el coste asistencial le ha sido entregada junto con el informe de alta y que le han explicado también de viva voz y «muy claramente» que se trata de un documento informativo.

Después de haber permanecido un mes en lista de espera para ser intervenida, Antonia no puede ocultar su satisfacción, aunque no se corta un pelo y se sincera: «Si hubiera tenido que pagarla (la factura) no estaría tan contenta».

Nada de balde

Afirma que la iniciativa, que estará implantada en todos los hospitales andaluces a finales de 2011, es estupenda para que los pacientes puedan conocer a título informativo cuánto valen las cosas y valorar cuándo hay que utilizarlas. «Si una operación de cataratas cuesta esto -dice mientras mira su 'factura sombra'- cuánto no valdrá otra operación de mayor envergadura», se pregunta. Antonia está convencida de que muchas veces se abusa del sistema sanitario debido a su gratuidad: «Existen muchos aprensivos», reconoce.

No sólo Antonia, también el resto de pacientes del Costa del Sol elogian la medida ya que reconocen que servirá para concienciar a los usuarios sobre el gasto y para conocer el destino de los impuestos. María Teresa González salió ayer del Hospital Costa del Sol con su informe de alta en una mano y la factura de la prueba de corazón que le habían realizado, en la otra. En total, 121,72 euros. Ella fue la primera paciente en conocer detalladamente el coste de su examen de esfuerzo: «No me ha parecido caro, aunque esto lo tenemos ya más que pagado, porque mi marido lleva trabajando 50 años en una empresa y hemos estado pagando la Seguridad Social, por lo que no nos dan nada de balde», añade esta mujer de 67 años.

A lo largo de la jornada, el hospital emitió un total de 50 facturas informativas, que en próximos días aumentarán hasta 60 diarias, según explicó la responsable de la Unidad de Enfermería de Pruebas Funcionales, Ana Belén Moya. De hecho, las facturas tan sólo se entregarán de momento en cinco supuestos. A los pacientes que sean operados de cataratas, hernia o vesícula -la llamada Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA)- y a los que se sometan a pruebas diagnósticas tanto digestivas como cardiológicas. Hay que tener en cuenta que del total de altas expedidas por el Costa del Sol el pasado año, 4.200 correspondían a CMA y 18.600, a hospitalización.

Costes directos e indirectos

Gracias a este documento informativo, el paciente podrá saber por ejemplo, que una intervención de cataratas asciende a 1.399 euros; una de hernia, a 1.147 euros, y una de vesícula, a 1.470. Las pruebas diagnósticas son más económicas. Una gastroscopia cuesta 64,92 euros; una colonoscopia, 202,13; una ergometría, 121,72; y una ecocardiografía 100,32. En este caso, el paciente recibirá la 'factura sombra' cuando tenga el resultado de los exámenes médicos.

«En las facturas está incluido el coste directo empleado en el tratamiento -personal o material- y el indirecto -servicio de limpieza, cocina y pruebas de apoyo para llevar a cabo el procedimiento-», explica Moya, quien subraya además que su emisión no genera ningún coste ni cambio organizativo para el hospital.

Pese a ser un proyecto piloto, no se va a dejar nada al azar. La Consejería de Salud evaluará desde el primer minuto cómo se va desarrollando la implantación para ir reaccionando de inmediato. «No hay nada escrito en esto y queremos hacer algo que también sea útil para en el futuro para otros centros», señaló cuando se conoció la medida Celia Gómez, directora general de Planificación e Innovación Sanitaria. En esta evaluación del procedimiento participarán dos organismos: la Escuela Andaluza de Salud Pública de Granada y la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias.

De las facturas que ayer emitió el Costa del Sol, la más barata corresponde a una gastroscopia, con un coste aproximado de unos 64 euros, y la más cara a una intervención de vesícula, que supone un desembolso de 1.447 euros. El sistema se implantará de forma progresiva hasta cubrir a finales de 2011 toda la red hospitalaria y de atención primaria de Andalucía. A final de año le dará la réplica al hospital Costa del Sol el centro de Antequera. A principios de 2011 se sumarán los de Ronda y la Axarquía y en primavera Virgen de la Victoria y Carlos Haya, en Málaga.