Málaga se queda sin batalla naval

El mayor episodio bélico en el mar de la Guerra de Sucesión se produjo en Vélez y no en la capitalHistoriadores veleños aportan nuevos datos sobre el enfrentamiento entre las flotas francesa y anglo-holandesa en el litoral de la provincia

AGUSTÍN PELÁEZVÉLEZ-MÁLAGA.
Litografía del 'Prince George', buque insignia del almirante Rooke en la batalla naval de Vélez-Málaga, de Charles Edward Dixon. ::
                             SUR/
Litografía del 'Prince George', buque insignia del almirante Rooke en la batalla naval de Vélez-Málaga, de Charles Edward Dixon. :: SUR

A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Al menos, eso es lo que consideran los historiadores Francisco Montoro Fernández y Miguel Ranea Fernández, que acaban de publicar el libro titulado 'La batalla naval de Vélez-Málaga (24 de agosto de 1704). Testimonios', un trabajo con el que pretenden demostrar, tras más de 25 años de investigación, que la batalla naval más importante de la Guerra de Sucesión de España no tuvo lugar en el litoral de la capital, sino frente a la bahía de Vélez-Málaga.

Para Montoro y Ranea, no se trata de una cuestión baladí, sino de un acto de justicia, al mantener que lo largo de los tiempos ha habido multitud de imprecisiones y errores, no solo en cuanto a sus causas, desarrollo y consecuencias, sino también a su ubicación real y a la nominación utilizada para nombrarla.

'La batalla naval de Vélez-Málaga (24 de agosto de 1704). Testimonios' sale a la luz por tanto para aclarar una serie de equívocos que han llevado a numerosos autores a mantener que el enfrentamiento entre las flotas anglo-holandesa del almirante George Rooke y la franco-española del Conde de Toulouse, y que derivó en la pérdida de Gibraltar por parte de España, se produjo en la bahía de la capital mal llamándola 'Batalla naval de Málaga'.

Documentos y testimonios

Ambos historiadores aportan numerosos documentos, hasta ahora inéditos, y testimonios de la época que vienen a poner los puntos sobre la íes no solo en cuanto a las fechas en las que se produjo la contienda, sino también sobre su localización, de ahí que se atrevan a afirmar categóricamente que la batalla se produjo en la costa de Vélez-Málaga.

La obra, editada por Colección Libros de la Axarquía, profundiza por tanto en el conocimiento de una batalla de graves consecuencias hasta ahora escasamente conocida, según los autores de este trabajo.

El valor de la publicación se centra sobre todo en la gran aportación de documentos. «Creemos llegado el momento de aunar, en un libro, las distintas piezas justificativas que hemos localizado con los años, como cuerpo teórico que zanje, definitivamente, las dudas y confusiones suscitadas, en el convencimiento de que la verdad solo tiene un camino y que la ciencia histórica debe prevalecer sobre cualquier otra consideración o interés», expresan Montoro y Ranea. Sobre la batalla se han realizado sin embargo en los últimos trescientos años cuatro estudios, dos en Francia y los otros dos en Inglaterra.

'La batalla naval de Vélez-Málaga (24 de agosto de 1704). Testimonios' reproduce un buen número de grabados que hablan de la contienda y confirman que se produjo en Vélez-Málaga, así como medallas conmemorativas del acontecimiento que, según los autores, disipan las dudas preexistentes, así como publicaciones y crónicas de la época, amén de los informes que rindieron a sus respectivas coronas los dos comandantes de ambas flotas.

Almirante

El testimonio fundamental y clave que aporta el libro es el diario de a bordo del barco almirante del Conde de Tolosa, en el que relata el antes, durante y después de la batalla, así como los informes que hacen de la contienda los almirantes ingleses Rooke y Shovel.

«Estamos seguros de que el libro despertará el interés de los investigadores, estudiosos y lectores en general ante un hecho de armas de consecuencias europeas ocurrido hace más de trescientos años y que se enmarca en el conflicto militar por el que se pierde la plaza de Gibraltar y ubica a los Borbones en la Corona de España», aseguran Montoro y Ranea en la misma obra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos