El metro encara la recta final para la apertura de la línea de Carretera de Cádiz

Este tramo y el de Teatinos empezarán a funcionar dentro de un año, y el resto se irán abriendo por fases hasta 2014

IGNACIO LILLO ILILLO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Metro. Moverá a más de catorce millones de pasajeros al año, en un escenario normal./
Metro. Moverá a más de catorce millones de pasajeros al año, en un escenario normal.

Parecía que el momento no iba a llegar nunca y ya falta poco más de un año para que la primera fase del metro de Málaga eche a andar. Doce meses que estarán salpicados de hitos, como la llegada de los primeros trenes, la selección del personal necesario y las primeras pruebas de rodadura, que mantendrán viva la atención sobre este proyecto fundamental para garantizar una movilidad urbana rápida y económica en la capital.

El grado de avance y el ritmo de ejecución permiten ajustar el calendario de inauguraciones que se sucederá desde este momento hasta la puesta en servicio de las líneas 1 y 2 completas. La primera fecha marcada en rojo en el calendario es la de la apertura de los dos primeros tramos, prevista para el 11 de noviembre de 2011. Ese día empezarán a rodar los trenes en dos puntos de la capital: entre el palacio de los deportes Martín Carpena y la calle Héroe de Sostoa, en un extremo. Y entre los dos campus universitarios de Teatinos, en el otro.

En concreto, en la línea 2 se podrá viajar desde el recinto deportivo hasta las inmediaciones del puente Juan Pablo II (barriada de La Isla), con un tiempo de trayecto de unos seis minutos para cubrir un total de 3,8 kilómetros, según los datos aportados por el director de la Oficina del Metro de Málaga, Enrique Salvo.

Selección del personal

Por su parte, en Teatinos irá desde la facultad de Medicina hasta la zona de la ampliación de la UMA, donde se encuentran la Escuela de Ingenierías (Politécnica e Industriales), el Complejo Económico Social (facultades de Empresariales y de Estudios Sociales y del Trabajo) y, próximamente, la Escuela de Ciencias de la Salud (Enfermería, Fisioterapia, Terapia Ocupacional y Podología) y la de Psicología, entre otras. Además del recinto de talleres y cocheras de los Asperones.

Antes de que llegue ese día se producirán varios momentos destacados. Si hace algunas semanas arrancó la instalación de las vías, entre marzo y abril del próximo año llegará a Málaga el primer tren de las cuatro composiciones necesarias para dar servicio a esta primera fase (dos para cada línea).

Casi a la vez se producirá el proceso de selección del personal necesario, que prevé la incorporación de unas treinta personas en un primer momento (además de los mecánicos de mantenimiento, que serán seleccionados por el fabricante del material móvil, CAF). Serán necesarios conductores, supervisores, interventores, personal de control, de mantenimiento de instalaciones, administrativos, informadores, directivos, etc. Conforme avancen los tramos abiertos se irá ampliando la plantilla hasta un total de 340 personas, a los que hay que añadir los informadores contratados para ayudar durante los primeros meses; y el personal de las empresas subcontratadas en servicios externalizados, como son la seguridad y la limpieza.

El principio del camino

A su vez, a mediados de 2011 se iniciarán las pruebas de circulación de las composiciones y los ajustes necesarios para que todo esté listo el día que lleguen los pasajeros. Aunque en otro sentido, también es destacable el hecho de que en mayo del próximo año arrancarán los trabajos del túnel en la Alameda Principal, tan pronto como se cierre el tajo y se pueda volver a transitar libremente por la avenida de Andalucía.

El tren llega así al 11 de noviembre de 2011, una fecha que será el final de una etapa, pero también el principio de un camino que culminará tres años después, en el horizonte de 2014. El calendario seguirá avanzando y, aproximadamente un año después del inicio de operaciones, se producirá la apertura del tramo hasta la estación Perchel (Renfe), un primer paso en el objetivo para acercar a los viajeros al centro.

Poco después, a principios de 2013, se prevé que se pueda producir la interconexión directa de las líneas 1 y 2, formando una 'U'. Gracias a la llamada 'solución Bustinduy', por el ingeniero que la diseñó, supondrá la puesta en servicio de un intercambiador junto a la estación María Zambrano para permitir el intercambio -a un mismo nivel- entre los trenes de ambas líneas. De esta forma, un vecino de la Carretera de Cádiz podrá llegar a la Universidad, a la Ciudad de la Justicia o al Hospital Clínico y en unos catorce minutos. En este punto, Enrique Salvo estima que el metro moverá a más de catorce millones de pasajeros al año, en un escenario normal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos