Un detenido y silicona en las cerraduras

El ambulatorio marbellí de Leganitos y varias dependencias municipales de Estepona amanecieron con las cerraduras selladas La Policía Local arresta en Marbella a un huelguista que estaba pinchando una rueda a un camión

J. A. G.MARBELLA/ESTEPONA.

Una menos veinte de la madrugada. Apenas ha pasado media hora desde que la huelga ha dado el pistoletazo de salida y los piquetes informativos ya pululan por las calles de Marbella en los puntos que presumen pueden ser calientes. Los sindicalistas saben que a esa hora hay movimiento entre la flota de residuos sólidos urbanos. Y allí mismo la Policía pilla a uno con las manos en la masa. Fue el primer incidente de la jornada de protesta laboral y casi el único de relevancia que se registró en la ciudad en todo el día. La Policía Local detuvo a esa hora a un hombre que estaba pinchando la rueda de uno de los camiones de recogida de basura, según informaron fuentes municipales. El arrestado quedó en libertad a la espera de un juicio rápido por una falta.

El cuerpo local de seguridad, respaldado por un amplio despliegue de la Policía Nacional, también intervino para levantar acta por el uso de petardos durante la manifestación de los sindicalistas que recorrió de norte a sur el casco urbano de Marbella. Según las mismas fuentes, las ordenanzas municipales prohíben expresamente el uso de material pirotécnico sin autorización en el término municipal, lo que podría acarrearles una sanción administrativa. Pese a que la infracción se detectó al inicio de la concentración durante el resto de la mañana se siguieron escuchando algunos cohetes a su paso.

Retrasos

Otro sobresalto se llevaron también los trabajadores del centro de salud de Leganitos. El personal médico que acudió a su puesto de trabajo, casi el cien por cien de la plantilla, según fuentes del ambulatorio, se encontró con una desagradable sorpresa a primera hora de la mañana. La puerta estaba sellada con silicona y encima tenía un candado. La apertura del centro de salud se retrasó entonces una hora, hasta las nueve de la mañana, informaron esas mismas fuentes, lo que dilató incluso las extracciones de sangre previstas en el ambulatorio tenía y trastocó los planes de los primeros pacientes.

A media mañana la tensión fue creciendo. Después de concentrarse en el céntrico parque de La Alameda, escoltados por agentes de la Policía Nacional y Local durante todo su recorrido, un piquete informativo formado por 150 personas aproximadamente enfiló Huerta de Los Cristales. Allí, sosteniendo una pancarta en contra de la reforma laboral y al grito de 'La huelga ha triunfado, los chinos han cerrado' y '¡No nos mires, únete!', obligaron al cierre de este supermercado durante algunos minutos, no sin antes acusar de esquiroles a quienes allí trabajaban y ensañarse a golpes con la puerta de entrada, con explosión de petardos incluida. La peor parte se la llevó una pastelería ubicada justo enfrente. Hasta allí se dirigieron los piquetes, que zarandearon las mesas exteriores y volcaron cubos de basura ante la impotencia de su propietario.

En Estepona, durante las primeras horas de la mañana también se vivieron algunos incidentes provocados por el sellado con silicona de las cerraduras de varias dependencias municipales. Los trabajadores afectados fueron los que prestan sus servicios en las delegaciones municipales de Comercio, Salud, Educación y en los medios de comunicación local. También se selló la cerradura de la nave donde se guardan la maquinaria y las herramientas de la Delegación de Playas. La Policía Local levantó acta de los sucedido.