Sarompas denuncia la «mala gestión» de la Comisión de Festejos con respecto a la Feria

SURMELILLA.
Socialista Celia Sarompas. ::
                             SUR/
Socialista Celia Sarompas. :: SUR

La diputada Celia Sarompas ha denunciado la «mala gestión» desarrollada por la Comisión de Festejos para la organización de la presente edición de la Feria. Según la socialista, los miembros de este organismo «se vanaglorian de buena gestión» y de demanda de casetas, «cuando hay casetas que están cerradas». Es por este motivo que la socialista quiere saber el motivo por el que se le ha denegado a determinadas entidades la solicitud de uno de estos espacios.

Así las cosas, Sarompas ha lamentado también que no haya una zona de aparcamiento habilitada para los melillenses que se acercan al Real de la Feria, «a diferencia de lo que ocurre en el resto de ciudades españolas, donde siempre hay un espacio para ello». Para la diputada socialista, el recinto ferial podría contar con un aparcamiento subterráneo «si el Gobierno del Partido Popular no se hubiera negado».

En este sentido, la diputada del PSOE ha criticado que el Ejecutivo que preside Juan José Imbroda esté aprovechando actos institucionales - «como, por ejemplo, las recepciones a los mayores»- para lanzar proclamas políticas y hacer partidismo, «algo que demuestra la nula talla política del presidente de la Ciudad».

Control «más exhaustivo»

Por otra parte, y en relación al más que inminente inicio del curso político, Celia Sarompas reconoce que «va a ser duro» en lo que al trabajo se refiere, pero que su partido va a responder «con ilusión» a la demanda de muchos melillenses «que quieren que se produzca un cambio de gobierno». De hecho, avanzó que los socialistas van a realizar un control al Gobierno «mucho más exhaustivo», ya que cree que «muchas veces los recursos públicos no se emplean en beneficio general de los ciudadanos».

Al igual que dijo días atrás el secretario general del PSOE, Dionisio Muñoz, la diputada está convencida de que «la era del Gobierno Imbroda llega a su fin».