La constructora del tercer carril de la Ronda Este amenaza con parar las obras

Fomento ha previsto solo 610.000 euros para la ampliación de los viaductos, que según la empresa costará seis millones

IGNACIO LILLO ILILLO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Pilares para ampliar los viaductos de la Ronda Este, junto a la salida de El Palo. ::
                             ÁLVARO CABRERA/
Pilares para ampliar los viaductos de la Ronda Este, junto a la salida de El Palo. :: ÁLVARO CABRERA

«Hoy se continúa trabajando, lo que no sabemos es hasta cuándo». Un responsable del proyecto resume con esta pesimista frase el estado de las obras de ampliación a tres carriles del último tramo de la Ronda Este, de vital importancia para mejorar la movilidad en los barrios orientales de la capital y en municipios como Rincón de la Victoria.

Los recortes presupuestarios en el Ministerio de Fomento han puesto a la empresa adjudicataria, Construcciones Vera, entre la espada y la pared, hasta el punto de que si no llega antes a un acuerdo económico con el Gobierno, a finales de mes podría paralizar los trabajos, que ya están a un nivel muy avanzado de ejecución (en torno al 75%).

Fuentes cercanas a la compañía explicaron que Fomento les ha informado de que las partidas para este año están agotadas: «Todo lo que se ha ejecutado está certificado y no se puede certificar más». Pero lo realmente grave es que para el año que viene se han previsto solo 610.000 euros, una cifra que no permitiría terminar «ni de broma». «Con lo que llevamos ejecutado y sin cobrar este año hemos consumido ese importe. Las vigas de los viaductos, que ya están construidas, cuestan más».

Al tiempo, recordaron que la fase crítica de la iniciativa se iba a acometer en los próximos meses y consistirá en la ampliación de los tableros de los puentes y los remates de las estructuras. Son obras que se tienen que ejecutar de noche y sin paralizar el tráfico, «y eso vale mucho dinero», afirmaron. Por lo que, según sus cálculos, serían necesarios unos seis millones para dejar la carretera terminada.

Un año en el limbo

Las fuentes aseguraron que la empresa no tiene la intención de paralizar la obra, «pero tendrá que adaptar el ritmo de los trabajos al ritmo presupuestario que le han impuesto». Ello significaría que la suma destinada para 2011 ya estaría gastada y los obreros no volverían al tajo al menos hasta 2012. «Tenemos la esperanza de que el Ministerio reflexione y se lo replantee». Llegado el caso de tener que paralizar la actividad se comprometieron a dejar los tajos en las mejores condiciones de seguridad, «aunque sea con fondos de la propia compañía».

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna, aseguró en declaraciones a este periódico que la necesidad de reprogramar los pagos por las dificultades presupuestarias afectarán a cuatro obras en la provincia (199 en todo el país): el tercer carril de la Ronda Este; la Hiperronda; el acceso Sur al aeropuerto y el soterramiento de San Pedro Alcántara. Según sus palabras, en tres de ellas las constructoras se han comprometido que continuarán su ejecución: «Las empresas han buscado soluciones para la reprogramación de los pagos», comentó.

En el caso del tercer carril, el subdelegado señaló que la decisión sobre parar los trabajos se debería a «dificultades» de la entidad que lo ejecuta, y no a una orden de Fomento, que de hecho no ha planteado ninguna medida de este tipo en Málaga. Al tiempo, comentó que en estos casos el Gobierno contempla fórmulas de colaboración con las empresas para obtener financiación privada. No obstante, reconoció la orden de retrasar los pagos, puesto que el presupuesto para el presente año está agotado.

Con todo, López Luna dijo que aún no tiene comunicación oficial de ninguna decisión, y en caso de paralizarla la única opción que se contempla sería dejar la traza tal cual hasta que sea posible continuar, pero no se han planteado medidas tales como una nueva adjudicación.

A crédito

Fuentes próximas a la obra rechazaron que la entidad atraviese dificultades y se mostraron críticos con la propuesta del Ejecutivo: «No es normal que las empresas tengan que pedir créditos para financiar a la Administración». Al tiempo, explicaron que esta fórmula tampoco sería factible: «Ni siquiera emiten certificaciones, si no reconocen la obra ejecutada no podemos pedir créditos». Por el momento, han hecho alegaciones a los recortes y están a la espera de que Fomento «reconsidere o al menos palie el problema».

Respecto al soterramiento de la travesía de San Pedro Alcántara, que fue paralizada la pasada semana aunque poco después volvió a reactivarse, fuentes cercanas al proyecto comentaron que el Ministerio está negociando fórmulas para mantener el ritmo en la superficie y para retomar la ejecución del túnel.