La política se sube al carro de los Obama

La alcaldesa aprovecha la anunciada visita de la primera dama de EEUU para censurar la falta de apoyo del Gobierno y la Junta hacia Marbella

HUGO SIMÓNMARBELLA.
Ángeles Muñoz, ayer en su despacho. ::
                             JOSELE-LANZA/
Ángeles Muñoz, ayer en su despacho. :: JOSELE-LANZA

Satisfacción, entusiasmo, expectación y...críticas institucionales. La anunciada visita a Marbella el próximo agosto de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, no sólo ha generado innumerable reacciones positivas en el sector turístico y en el marco de las administraciones. La alcaldesa de la ciudad, Ángeles Muñoz, se encargó además ayer de abrir el estuche de las hostilidades para propinar un pescozón político al Ejecutivo central y a la Junta de Andalucía, instituciones gobernadas por el PSOE a las que acusó de haber tratado de manera injusta a Marbella.

Muñoz aprovechó el futuro viaje de la esposa y una de las hijas del presidente de EEUU para recordar el patinazo con respecto a Marbella del presidente del Ejecutivo andaluz, José Antonio Griñán, que el pasado mayo, en una intervención en el Parlamento autonómico, se jactó de no visitar el municipio. «A lo mejor ahora vemos al presidente Griñán por Marbella», apuntó la regidora popular.

También censuró que Joan Mesquida, secretario general de Turismo, no conozca la ciudad y aseguró que la elección del municipio como destino vacacional por parte de la primera dama estadounidense «va a servir no solamente para que Marbella se proyecte dentro del ámbito internacional, sino también para que algunos, dentro de nuestro ámbito político nacional, cambien la calificación y las connotaciones negativas que han tenido siempre con Marbella».

«Se ha sido muy injusto con esta ciudad», destacó Muñoz, que insistió en que la visita de Michelle Obama y una de sus hijas -prevista entre el 4 y el 8 de agosto- traerá consigo que «personalidades del ámbito político que durante tanto tiempo sólo han hablado mal de Marbella, en términos muy despectivos, puedan ahora ver la otra cara de la moneda, la realidad que nosotros vivimos todos los días». En este sentido, la alcaldesa mostró su deseo de que los dirigentes socialistas, «desde el presidente» del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «hacia abajo, empiecen a hablar bien de Marbella». «Probablemente veamos que se produce ese cambio», apuntó.

Lejos ya de la vertiente política, Muñoz subrayó que la estancia de la familia presidencial de EEUU supondrá situar a Marbella «dentro del ámbito del turismo mundial». Señaló que el municipio «siempre ha sido un destino muy sólido, una marca institucional muy potente», pero resaltó la repercusión suscitada ya en los medios de comunicación ante una visita que «cualquier destino turístico del mundo estaría encantado de tener».

Propuesta de cooperación

La regidora explicó que el Ayuntamiento ya se ha puesto en contacto con la Subdelegación del Gobierno en Málaga y con la Embajada de Estados Unidos para ponerse a su disposición de cara a colaborar «en todo lo que sea necesario». Según Muñoz, el acontecimiento constituye «la prueba de que con trabajo, esfuerzo y un proyecto serio y responsable se pueden alcanzar éxitos tan notables como el que va a vivir Marbella en los próximos días».

Por su parte, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, también destacó el impulso turístico que la visita de Michelle Obama y una de sus hijas supondrá para la provincia. El regidor aseguró que se trata de «una noticia muy importante» y apuntó que con la presencia de primera dama de Estados Unidos «Málaga se pondrá de actualidad esos días». De la Torre indicó que si Obama finalmente también visita Marbella se le reiteraría la invitación que se le hizo el pasado año para conocer la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos