Detienen a un teniente coronel en la reserva por un atraco a un banco

Agentes de paisano lo sorprendieron al salir de la entidad con una mochila en la que portaba el botín y una pistola cargada

JUAN CANOMÁLAGA.

Camisa, pantalones cortos de vestir y mocasines. Nada en la indumentaria de aquel hombre hacía presagiar sus verdaderas intenciones. Ni siquiera las gafas de sol y la gorra, que más parecían unos complementos para soportar los rigores del verano que una manera de ocultar su rostro. Parecía un cliente mayor. La barba blanca, que no era postiza, ayudaba a dar seriedad a su cuidada apariencia. «Por eso en el banco le abrieron sin dudar», comentaba un agente. Una vez dentro, J. J. G. S., de 55 años, supuestamente sacó una pistola y atracó la sucursal. No fue un golpe rápido y la policía lo pilló al salir. Fue entonces cuando descubrieron, para su asombro, que es militar. El detenido es teniente coronel en la reserva activa, según confirmaron a SUR fuentes policiales.

Los hechos que se investigan sucedieron a las 13.50 horas de ayer en una oficina de Ibercaja situada en el bulevar Louis Pasteur, en Málaga capital. La policía tuvo noticias en tiempo real de que se estaba produciendo un atraco a punta de pistola y que podía haber rehenes.

El asaltante permaneció dentro de la entidad unos diez minutos. La comisaría activó un dispositivo con agentes del Grupo de Atracos apoyados por efectivos de los distritos. Los policías se apostaron discretamente en los alrededores. Iban de paisano para evitar que el atracador se percatara de su presencia. Por seguridad, las vías de escape también estaban vigiladas con funcionarios de uniforme.

Una pistola en la mochila

El hombre salió de la sucursal con una mochila en la mano cuando el reloj marcaba las dos de la tarde. Se dirigía hacia un coche -un Skoda- que tenía aparcado en las inmediaciones. Unos agentes vestidos con ropa de calle se acercaron a él y lo sorprendieron sin dejarle tiempo a reaccionar. No opuso resistencia.

Llevaba el botín en la mochila. Según las fuentes, más de cinco mil euros que presuntamente acababa de sustraer del cajero automático de la entidad. También portaba una peluca, la gorra y las gafas de sol, así como la pistola con la que habría intimidado a las víctimas.

Los agentes comprobaron que el arma era real y estaba cargada. Una nueve milímetros Parabellum. Al ser teniente coronel del Ejército, dispondría de una licencia de tipo A, que le permite tener en total cuatro armas, incluida la reglamentaria.

El arrestado, natural de Zaragoza y con domicilios en Málaga y Ceuta, carece de antecedentes policiales. Fue conducido a la Comisaría Provincial, donde ayer por la tarde aún se instruían las diligencias del caso. El Grupo de Atracos se ha hecho cargo de la investigación, que pasa ahora por averiguar si estaría detrás de otros robos.