Jóvenes con mucho swing

La Escuela de Jazz Big Band, formada por chicos de entre 8 y 22 años, se estrena hoy con un recital en el Centro Cívico

REGINA SOTORRÍO RSOTORRIO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Algunos integrantes de la Escuela de Jazz Big Band, en el ensayo de ayer. ::
                             ANTONIO SALAS/
Algunos integrantes de la Escuela de Jazz Big Band, en el ensayo de ayer. :: ANTONIO SALAS

Ocho años tiene uno de los baterías; nueve, el clarinetista; diez primaveras han cumplido dos de los guitarristas... así hasta llegar a los mayores del grupo, que no superan los 22. Juntos forman una pequeña gran banda: la Orquesta-Escuela de Jazz Big Band. La agrupación, auspiciada por la Fundación Musical de Málaga, saca hoy todo su swing a la calle en su primer directo desde su nacimiento, el pasado febrero. Una iniciativa educativa que acerca a niños y jóvenes un género que, de momento, no figura en los programas de los conservatorios elementales.

Pero estos chicos «tienen ganas, son receptivos y están abiertos a conocer un nuevo estilo», explica Antonio Lara, director del conservatorio elemental Maestro Artola y el responsable de la Escuela Big Band. Dos horas semanales durante más de cinco meses han dedicado los 27 jóvenes artistas a «cogerle el punto a la expresión musical» característica de la música negra de principios del XX. Y, mientras aprenden, se divierten. «El tiempo se hace muy corto; podría estar aquí diez horas y ni me enteraría», dice Manuel Ruedas, de 13 años, y contrabajista de la orquesta-escuela de jazz. Es el ritmo que le gusta, con referentes como Frank Sinatra y Michael Bublé, y a él se quiere dedicar en un futuro.

No está tan seguro Pepe G. Jiménez. «Aún no lo he pensado... me queda mucho para elegir». Y no le falta razón. A sus nueve años es uno de los clarinetistas de la formación. Le gusta la música norteamericana por excelencia y apuntarse al grupo -dice con soltura- le pareció «una buena idea».

Actuación

Hoy demostrarán sus conocimientos en el jardín del Centro Cívico de Málaga con el repertorio «estándar del swing y el jazz». Sonarán clásicos como 'Blue moon', 'Hit the road Jack', 'Bei mir bist du schön' y 'Basie's blues en C'. Y algunos le echarán valor para improvisar en sus solos. «Hemos trabajado distintos patrones de improvisación y cada uno lo manejará a su gusto», apunta Lara.

Les acompañará «un prodigio de voz», señala el director. Se llama Marina Rojas, tiene 18 años y fue 'descubierta' por La Insostenible Big Band en uno de sus conciertos didácticos en institutos. Invidente de nacimiento, declara que la música es su vida, «un modo de suplir lo que me falta», afirma esta estudiante de canto, «encantada» con esta oportunidad.

Ellos abrirán el recital, de entrada libre hasta completar el aforo, y después cederán el testigo a sus 'hermanos mayores', los experimentados miembros de la Insostenible Big Band, iniciativa que sirvió de inspiración para crear la escuela de alevines. Pero la aventura musical no ha hecho más que empezar: en octubre se subirán al escenario del Cervantes en un concierto de la Fundación Musical de Málaga, y en Navidad tocarán en la plaza de la Constitución. El jazz tiene el relevo generacional garantizado.