Huertos para urbanitas

La propuesta de Agrojardín tiene ya decenas de peticiones de clientes que quieren convertirse en pequeños agricultores Una empresa de Estepona crea una iniciativa que ofrece alquilar pequeñas parcelas donde poder cultivar verduras y hortalizas

MERCEDES PERIÁÑEZ MARBELLA@DIARIOSUR.ESESTEPONA.
Huertos para urbanitas

Vivir en un piso y tener un huerto es posible. A falta de un patio o una terraza para plantar hortalizas destinadas al autoconsumo, una opción es arrendar una parcela a las afueras del núcleo urbano, aunque difícilmente se encontraría una de pequeñas dimensiones para satisfacer las necesidades de una familia. Este hueco es el que pretende llenar la empresa Agrojardín, ubicada en Estepona. Su proyecto pionero en la localidad pretende ofrece la posibilidad de alquilar pequeñas parcelas para el cultivo de verduras y hortalizas. La idea, exportada de otros países europeos donde este sistema tiene gran acogida, ha sido un éxito entre los clientes. De hecho, hay una treintena interesados. «Tenemos desde gente que no sabe cómo es un tomate y lo quiere cultivar hasta un agricultor que ha trabajado toda la vida por cuenta ajena y ahora quiere tener su propio terreno», cuenta María Dolores Extremera, ingeniera agrónoma del proyecto.

Muchos vienen atraídos por la tradición agrícola, pero otros encuentran una fórmula para conseguir comer sano. «Lo que busca la gente es saber lo que se consume. Que te comas un tomate fuera de temporada no es lo normal, porque no sabe a nada», añade esta ingeniera.

Para que el cuidado del huerto sea más sencillo, la empresa se encarga de la instalación del riego, de colocar una pequeña caseta para el almacén de herramientas e incluso ofrece asesoramiento a los menos acostumbrados a coger la pala y el rastrillo. «El que llegue tiene que poner las semillas y las ganas de trabajar», advierte Extremera, aunque eso sí, para quienes no puedan atender su cultivo durante un periodo de tiempo, la empresa da la posibilidad al cliente de encargarse del mismo. También se impartirán cursos para resolver las principales inquietudes y dudas sobre cómo obtener los productos de la tierra. «Es sencillo; cualquiera puede hacerlo», advierten desde la empresa.

Acondicionar el terreno

El huerto comenzará a funcionar a finales de julio, según las previsiones de la empresa. Para entonces, ya estará acondicionada la parcela de unos 4.000 metros cuadrados, que se dividirá en unos 60 huertos. Los alquileres se realizarán por un periodo mínimo de seis meses y no superarán los 100 euros. «No es caro si comparas lo que cuestan los productos en el mercado y la producción que se puede sacar en estas parcelas», calcula la ingeniera agrónoma que se encarga del proyecto.

Cada cliente tendrá libertad para crear su propia cesta de la compra y usar sus propios aperos. Agrojardín también les ofrecerá la posibilidad de adquirir en la tienda -ubicada a escasos metros de los huertos- los productos necesarios para estas labores. «Se pretende diversificar la actividad y crear sinergias para quienes tengan el huerto vengan al centro y consuman productos», relata Antonio Bazán, propietario de Agrojardín. De hecho, ya están diseñando un espacio en la tienda para ofrecer todo lo que hace falta para trabajar la tierra. Lo demás, está en las manos de los nuevos agricultores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos